Las primeras 450 madres y abuelas de los niños favorecidos por el programa Educación en el camino, en Monte Sinaí, en el noroeste de la ciudad, recibieron hace poco un reconocimiento por capacitarse en el proyecto que en conjunto con la Dirección de la Mujer del Municipio de Guayaquil y el Instituto Superior Tecnológico Escuela de los Chefs están desarrollando en la zona.

Las mujeres, residentes del barrio Ciudad de Dios, son la primera corte de 1.200 beneficiarias de este proyecto, cuyo propósito es enseñarles que alimentarse bien no necesariamente significa quedarse con las billeteras vacías, que dominar el contenido nutricional de los alimentos, así como novedosas preparaciones para aprovecharlos al máximo, es la mejor estrategia para que cualquier familia pueda comer sano, rico y sobre todo sin preocuparse por el presupuesto de sus comidas.

La siguiente corte se compone de las usuarias habitantes de Las Marías, en el mismo sector.

Alrededor de 450 mujeres fueron capacitadas en la primera fase del proyecto de salud nutricional que la Dirección de la Mujer y el Instituto Tecnológico Superior Escuela de los Chefs están ejecutando.

De acuerdo con Vivianne Almeida, a cargo de la Dirección de la Mujer, el proyecto busca promover la salud nutricional de estas familias, luego de que por medio del programa Educación en el camino los gestores hayan identificado esta importante necesidad.

Publicidad

Por eso, la directora agrega: “La malnutrición, desnutrición, sobrepeso y obesidad son conceptos que dependen de la alimentación en los primeros cinco años de vida de los niños, que también influyen en el rendimiento escolar y en enfermedades, como afecciones al corazón o diabetes. Mientras más temprano trabajemos, menos propensos están ante estas situaciones que afectan la salud”.

“La mayoría de personas no comprendemos qué es nutrirnos. Por eso les enseñamos que nutrirse es un equilibrio de vegetales, granos, legumbres y proteínas, que no necesariamente provienen de un animal sino también de los vegetales; la importancia de los cereales como el arroz, la cebada y la quinua, que son alimentos que siempre tenemos a la mano en los mercados pero que no los usamos con frecuencia por más que sean económicos”, complementa Santiago Granda, director de La Escuela de los Chefs.

Para ello, en la zona se están instalando aulas satélites, es decir, la implementación de cocinas en casas y patios de las mismas usuarias, con el equipamiento y menaje para sus clases prácticas. Todo esto para facilitarles un espacio comunitario y un traslado que no comprometa sus recursos o el tiempo que dedican a sus hijos. El plan también incluye la creación de un huerto para impulsar el consumo de hortalizas y frutas.

Allí ellas reciben mallas, delantales y un compilado sobre buenas prácticas de manipulación e higiene de alimentos, recomendaciones nutricionales y más de 25 recetas para el diario, divididas en desayunos y almuerzos y meriendas. “Lo que más les ha llamado la atención es la preparación de coladas, una bebida que genera mucha energía para los niños”, resalta Granda. Igualmente se han enfocado en demostrarles a las señoras otros métodos de cocción, como asados y guisos, para limitar el consumo de frituras.

La alianza entre la Dirección de la Mujer y la Escuela de los Chefs incluye otro componente, dirigido a la reactivación económica de mujeres que puedan generar emprendimientos en gastronomía.

Este proyecto marco en alianza con los chefs incluye un segundo componente, el cual se enfoca en la reactivación económica de las familias. En esta línea, se está instruyendo a otras 200 mujeres que accedieron a una beca para estudiar gastronomía, pastelería y panadería, en las instalaciones de la Escuela.

La Dirección de la Mujer nació con la misión de proteger los derechos de las mujeres en todas sus etapas. Justamente mañana celebrará su segundo aniversario compartiendo los resultados de su gestión, así como las nuevas propuestas para incrementar la cobertura de sus iniciativas. “Queremos trabajar con un coworking de vestido y calzado, que permita a 1.600 mujeres acceder a un espacio colaborativo para capacitarse y usar máquinas especializadas que no están a su alcance”, adelantó Almeida. (I)