Algunas razas de perros tienen mayor riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer y trastornos de las articulaciones si se los esteriliza o se los castra en el primer año de vida.

Hasta ahora, los estudios solo habían detectado ese riesgo en unas pocas razas. Uno nuevo, que abarca 10 años de investigación de profesionales de la Universidad Davis de California, examinó 35 razas y encontró que la vulnerabilidad a la esterilización varía grandemente en cada una.

“Hay una gran disparidad entre las diferentes razas”, dijo el autor principal, Benjamin Hart, profesor emérito de la Escuela de Medicina Veterinaria de la mencionada universidad. No hay un procedimiento único para todos los perros.

La raza, el tamaño, la edad y el sexo del perro inciden en el riesgo de enfermedades; no a todos les conviene esterilizarse antes del primer año de vida.

Además de las características de salud de cada raza, hay que considerar la edad. “Algunas razas desarrollan problemas, otras no. Algunas pueden tener trastornos de articulación, pero no cáncer, y viceversa”, señaló Hart.

Publicidad

Los investigadores analizaron más de una década de datos de miles de perros que se han examinado en el hospital veterinario de la Universidad Davis, tratando de entender qué es lo que afecta más en esos dos tipos de enfermedades, si la esterilización, la edad o el sexo del animal.

Los trastornos de las articulaciones incluyen displasia de cadera, rupturas del ligamento craneal cruzado y displasia del codo.

Los cánceres incluyen linfoma, hemangiosarcoma o cáncer de las paredes de los vasos sanguíneos, tumores de células cebadas y osteosarcoma o cáncer de huesos.

Diferencias en razas de perros por talla y sexo

Los investigadores encontraron que la vulnerabilidad para las enfermedades articulares en perros está relacionada con la talla. Las razas más pequeñas (Boston terrier, Cavalier King Charles Spaniel, chihuahua, corgi, dachshund, maltés, pomerania, poodle-toy, carlino (pug), shih tzu, Yorkshire terrier) no tienen esos problemas, mientras que la mayoría de las grandes sí.

Entre las sorprendentes excepciones están las dos razas de gigantes, el gran danés y el lobero irlandés, que no tuvieron incremento en los problemas de articulaciones sin importar la edad de la esterilización.

Los investigadores también descubrieron que la aparición de cáncer en los perros más pequeños era baja, fueran esterilizados o no. En dos de las razas más chicas, el Boston terrier y el shih tzu, hubo un incremento significativo de cánceres después de la esterilización.

Publicidad

El sexo del perro también puede hacer la diferencia. Las Boston terrier esterilizadas a los seis meses de edad, por ejemplo, no sufrieron un aumento de las enfermedades investigadas, pero los machos que pasaron por ese procedimiento antes de cumplir el año tuvieron un riesgo mayor.

La raza, el tamaño, la edad y el sexo del perro inciden en el riesgo de enfermedades; no a todos les conviene esterilizarse antes del primer año de vida.

En estudios anteriores, se ha visto que esterilizar a las hembras de golden retriever a cualquier edad aumenta el riesgo de uno o más tipos de cáncer, entre el 5 y el 15 %.

Hable con su veterinario sobre las opciones de esterilización

Cada vez más personas eligen esterilizar a sus mascotas para evitar la sobrepoblación, la eutanasia, el abandono y los problemas para los refugios animales. En Estados Unidos, por ejemplo, la edad estándar es seis meses de edad.

“Es decisión del dueño, en consulta con el veterinario; no se guíe por las expectativas sociales para que le dicten cuándo esterilizar”, sugiere Hart. “Este es nuestro paradigma para la operación más común de la práctica veterinaria”.

La guía completa para las 35 razas estudiadas, que puede ayudar a médicos y dueños a tomar una decisión, está publicada en Fronteras de la Ciencia Veterinaria.