Por Rodolfo Pérez Pimentel

El 15 de agosto de 1534 se fundó la ciudad de Santiago, actual Guayaquil. El 25 de julio, día de su patrono el apóstol Santiago, es su santo y el 15 de agosto, su cumpleaños, por eso la ciudad tiene 488 años y no 487.

Guayaquil es la más antigua ciudad del Ecuador. Su cabildo tiene 488 años de existencia, no 487 como equivocadamente dice la Municipalidad. El 25 de julio es el día del patrono Santiago el Mayor y el 15 de agosto, el día de su fundación, lo cual no es obstáculo para que se continúen celebrando las fiestas julianas como ocurrió desde los tiempos coloniales.

Antecedentes

  • En 1929 se formó una comisión de historiadores para definir la fecha de fundación de Guayaquil. Dichos caballeros opinaron que la ciudad fue fundada por Francisco de Orellana el 25 de julio de 1537, lo cual se repitió oficialmente durante algún tiempo. Y pasaron los años.
  • La teoría del Ing. Miguel Aspiazu Carbo. En 1955, Aspiazu publicó Las fundaciones de Santiago de Guayaquil sosteniendo que la historia de esta ciudad comienza con la fundación de la ciudad de Santiago de Quito el 15 de agosto de 1534 en la llanura de Liribamba.

La crítica acogió esta teoría con escepticismo porque la gente no concebía que Guayaquil se hubiera fundado en la Sierra, no existía documentación al respecto y por cuanto la argumentación de Aspiazu era más bien intuitiva. De allí en adelante se abrió una apasionada discusión –transformada a ratos en polémica– de todo lo cual se ha obtenido, en conclusión, lo siguiente:

  • ¿Quién podía fundar una urbe? Era facultad privativa solamente del rey, que la podía delegar en los capitanes de conquista. Carlos V le concedió este derecho a Francisco Pizarro, mediante las Contrataciones de Toledo en 1539.
  • ¿Qué es fundar? No es construir calles, avenidas, bordillas y veredas como algunas almitas blancas ingenuamente imaginan. Fundar, según el Derecho Indiano, es la creación de un ente jurídico llamado cabildo, justicia y regimiento (actuales municipalidades), por eso era el cabildo el que se trasladaba a un nuevo sitio.
  • El acta de fundación de la ciudad de Santiago, hoy Santiago de Guayaquil se encuentra desde siempre (1534) interporlada en el libro primero de Cabildos de la Villa de San Francisco de Quito –llamado Libro verde, por el color del tafetán con que se lo protegió en el siglo XIX– sin que a nadie se la haya ocurrido dudar de su legitimidad pues constituye el documento escrito más antiguo de la ecuatorianidad.
  • Las ciudades, como las personas, tienen un cumpleaños y un santo. El acta de fundación de la ciudad de Santiago de Quito, hoy Santiago de Guayaquil, data del 15 de agosto de 1534. La ciudad de Santiago se fundó por obra de Diego de Almagro, que la ubicó en la llanura de Liribamba, donde hoy se levanta el pueblo de Sicalpa. Se llamó así, Santiago de Quito, por estar dentro del amplísimo territorio del llamado reino de Quito, entonces tierras desconocidas para los españoles; pero al bajar su cabildo a la Costa meses más tarde, de mano de Sebastián de Benalcázar, se situó en las tierras del cacique Guayaquile, aproximadamente en el kilómetro 38 de la carretera Durán-Tambo y a la altura de Boliche, por eso cambió el toponímico Quito por Guayaquil y pasó a llamarse Santiago de Guayaquil, siendo la misma ciudad y el mismo cabildo. Lo único que cambió fue el toponímico. Este traslado realizado por Benalcázar no subsistió pues los indios chonos lo arrasaron y los vecinos españoles debieron huir a la sierra. Después la volverían a trasladar a otros sitios y así surgieron la Santiago del rio Amay, la Santiago de la Culata, la Santiago de la Nueva Castilla, etc.
  • ¿Dónde aparece el 25 de julio? Las actas del cabildo de Guayaquil, desde las más antiguas que se conservan en el Archivo Municipal –las de 1634– repiten que el 24 de julio se reúnen los cabildantes para acordar los festejos del día siguiente que la Iglesia celebra en el calendario romano al apóstol Santiago el Mayor, patrono de España y de nuestra urbe, con el paseo del Estandarte Real, flanqueado por las principales autoridades y los más importantes vecinos, que recorren las calles de la ciudad con el acompañamiento de bandas y formaciones militares. Los balcones se engalanaban con mantones plenos de colorido y los vecinos en general participaban de toda la fiesta, del tedeum y sermón en la iglesia matriz, de la colación o almuerzo en casa del alférez real muy, de los juegos populares (vacas locas, corridas de toros, cucañas o palos ensebados) y de las ventas de comida ni se diga. Todo un programa de festejos.
  • Francisco de Orellana no estuvo en estas regiones en julio de 1537. De la documentación encontrada por la Dra. Dora León de Szawsdy en el Archivo de Indias en Sevilla, se ha comprobado que Orellana no estuvo en estas regiones en julio de 1537, ni Guayaquil pudo ser fundada ese día ni ese mes, como erradamente se venía sosteniendo, pero ya lo dijo José Antonio Gómez, debemos continuar celebrando las fiestas julianas el 25 de Julio, porque esta es una costumbre que viene del tiempo de nuestros más lejanos abuelos. Otra cosa es su cumpleaños, el 15 de agosto, que por supuesto, también merece su jolgorio.
  • Mi proyecto. Como cronista vitalicio de Guayaquil he presentado en dos oportunidades un Proyecto de Acuerdo para poner punto final a tan trillado tema de la fundación, primero lo hice durante la Alcaldía de Bolívar Cali (entre 1982 y 1984) y posteriormente en la última administración de Jaime Nebot, logrando que se forme una comisión formada por tres personas, que aprobaron el dictamen presentado por el Lic. Alejandro Guerra Cáceres, que misteriosamente nunca fue publicado y se adoptó –como no podía ser de otra manera– el día 15 de agosto de 1534, como fecha de fundación, pero la autoridad alegó que en agosto no podrían seguirse celebrando las fiestas julianas. Por eso, este año hablamos de 487 años y no 488 como nos corresponde.

Por algo Julio Estrada afirmó, en su momento, que al igual que a las señoras, a Guayaquil le gusta bajarse la edad.