Son 264 hombres, llamados los “últimos de Mariúpol”, quienes estuvieron más de dos meses atrincherados en la acería de Azovstal. Sobrevivieron si agua, comida o medicamentos, 53 de ellos heridos de gravedad. Pero sus lesiones van más allá de la piel, carne y huesos, llegan hasta lo más profundo de su mente.

Algunos familiares contaron a la prensa internacional cómo estaban viviendo. “No tienen agua potable de verdad, es agua técnica... Y los constantes bombardeos influyen en su estado mental”, contó la pareja de un soldado a EuroNews.

Este lunes 16 los evacuaron. Primero a 53 los heridos, a quienes trasladaron a un hospital en Novoazovsk, al este de Mariúpol. A los otros 211 combatientes los llevaron a Olenivka a través de un corredor humanitario. Posteriormente los intercambiaran por soldados rusos para que puedan regresar “a casa”, tal como lo reseñó la BBC News.

Pero este pelotón es solo una porción del contingente de unos 200 mil hombres que han vivido el conflicto Rusia - Ucrania desde la perspectiva militar. Todos y cada uno llevará sus secuelas, físicas y mentales, a cuestas y por tiempo.

Publicidad

Militares ucranianos sentados en un autobús, tras ser evacuados de la planta siderúrgica de Azovstal en Mariupol, Ucrania. Foto: RUSSIAN DEFENCE MINISTRY PRESS S

Efectos de la guerra en la salud mental de los soldados ucranianos

Una misión de combate es el desafío más difícil para un soldado, aseguró en marzo de este año The Conversation. Un desafío de este tamaño requiere entrenamiento físico y táctico completo, además de preparación psicológica.

Se enumeran entre los factores estresantes, no solo la lucha por la supervivencia. Además las variaciones de temperatura, ruidos constantes, explosiones frecuentes y luces deslumbrantes. También a situaciones de inmovilidad, como permanecen durante horas o días dentro de un vehículo acorazado y ser testigos de muertes alrededor.

Como “fatiga de batalla” o “reacción de estrés de combate” se nombran los comportamientos resultantes del estrés de la batalla. Los síntomas más comunes son la fatiga, el alargamiento de los tiempos de reacción, indecisión, desconexión con el entorno, incapacidad para priorizar y “bloqueo de la acción”.

soldados ucranianos traslando a un camarada herido, tras ser evacuados de la planta siderúrgica de Azovstal en Mariupol, Ucrania. Foto: RUSSIAN DEFENCE MINISTRY PRESS S

Se enumeran tres trastornos mentales principales:

Publicidad

  • Trastorno de estrés postraumático (TEPT)
  • Depresión
  • Lesión cerebral traumática.

Estos estudios a largo plazo de los veteranos de la Segunda Guerra Mundial demostraron una frecuencia en el patrón de TEPT de inicio tardío. Esto confirma la realidad del riesgo prolongado de la exposición al combate.

Sin embargo, esas investigaciones proporcionaron también evidencia sobre la resiliencia de más de la mitad de la población frente al trauma en situaciones de guerra.

(I)

Te recomendamos estas noticias