Cargar el vehículo de gasolina se ha convertido en una actividad rutinaria para muchos, pero que pocos se detienen analizar. “¿Cuál es la gasolina adecuada para mi auto?”, “¿cómo puedo hacer que cueste menos?”, “¿la gasolina que le estoy colocando es la correcta?”.

Xavier Granda, Gerente de Combustibles de Terpel Ecuador, explica que la carencia de ese análisis podría traer consecuencias. “Esto tiene que ver principalmente al octanaje de la gasolina, que está directamente relacionada con la compresión del motor; a mayor compresión, mayor octanaje se necesita para evitar una explosión momentánea o prematura que genere un desgaste en las piezas del motor”, declara el experto.

A continuación, les brindaremos unos cuantos consejos más que serán de gran ayuda al momento de elegir la gasolina adecuada para su vehículo.

1. Considerar los aditivos de la gasolina

Se ha estimado que prohibir el uso de gasolina con plomo evita más de 1,2 millones de muertes prematuras al año, aumenta el CI de los niños, entre otras ventajas. Imagen: Pixabay

Los aditivos proveen funciones adicionales y muy importantes al combustible. El primero de ellos es la detergencia, que ayuda a mantener limpia la cámara de combustión, evitando la acumulación de residuos que disminuyan la efectividad y reduzcan la potencia del motor.

Publicidad

El segundo es la antifricción, que establece micropelículas que reducen aún más el contacto de las piezas del motor, aminorando su desgaste e incrementando la vida útil del motor. Para ello se requiere un aditivo.

2. Reconocer las alertas del vehículo

Tablero de vehículo.

Cuando no se está utilizando la gasolina adecuada, los efectos serán casi inmediatos, y fáciles de reconocer por parte del conductor.

“Las alertas más comunes, que son indicios de que debemos considerar un cambio (de elegir el combustible), son el menor rendimiento del combustible, la falta de potencia y los cascabeleos al circular”, explica Granda.

Es importante no ignorar estas señales, pues sus efectos a mediano y largo plazo podrían ser muy perjudiciales para el motor. “Si no tomamos las medidas pertinentes a tiempo, es decir, cambiar la gasolina que estamos consumiendo, más adelante tendremos que lidiar con problemas como la oxidación de partes del motor, el atascamiento de las piezas móviles, o la obstrucción del filtro de gasolina”, concluye.

3. Revisar el manual de usuario del vehículo

Foto: Carlos Granja Medranda

Los autos son maquinarias complejas, pero cada modelo está diseñado de tal manera que el conductor pueda solventar cualquier tipo de situación que se presente.

Por esa razón, el primer paso siempre es referirse al manual del fabricante, que no solo ayudará a entender el funcionamiento del vehículo, sino que, entre otras cosas, indicará el nivel mínimo de octano que requiere en la gasolina para un óptimo funcionamiento. “Un mayor número de octanos significa una combustión mucho más suave y efectiva, lo que resulta en un menor consumo de gasolina”, señala el especialista de Terpal. Agrega que, por lo general, 87 octanos son suficientes para que el motor funcione correctamente.

4. ¿Cómo ahorrar más gasolina?

No cargar el auto con mucho peso consta como consejo para ahorrar combustible.

Existen tres opciones: el consumo en ciudad, en carretera y el mixto. Por norma general, la conducción en ciudad va a ser la que más rápido vacíe nuestro depósito (tanque). Esto se debe a que realizas una conducción irregular donde aceleras y frenas continuamente, algo que no ayuda a conseguir la conducción eficiente de la que hemos hablado anteriormente.

Entre algunas de las recomendaciones por Race, una aseguradora de autos, están las siguientes:

  1. Planifica bien tu viaje
  2. Comprueba la presión de tus neumáticos
  3. Haz limpieza y deja lo imprescindible en el maletero para no aumentar el peso en el vehículo
  4. Arranca el motor del vehículo sin pisar el acelerador
  5. Mantén la velocidad uniforme
  6. También puedes ahorrar al usar el aire acondicionado solo cuando lo amerite. (F)