Si usted no está acostumbrado a beber suficiente agua al día, es posible que este sea un patrón difícil de romper. Sin embargo, es importante lograrlo para mejorar su salud general. A continuación algunas sugerencias ofrecidas por la Clínica Mayo para hackear sus hábitos diarios e incorporar una ingesta mayor de agua.

  1. Use una botella de agua para tener agua disponible en todo momento y para ayudarlo a realizar un seguimiento.
  2. Beba con un sorbete ecológico o una botella de agua con pico, ya que puede ayudarlo a aumentar la cantidad que ingiere.
  3. Beba un vaso de agua después de cada descanso para ir al baño y antes de las comidas.
  4. Congele limones, limas u otras frutas para usar en lugar de cubitos de hielo.
  5. Agregue variedad bebiendo agua con gas sin calorías con o sin saborizante, o infusiones de agua con frutas frescas, verduras y hierbas.
  6. Beba agua caliente con limón o hierbas por la noche antes de acostarse.
  7. Haga paletas de hielo mezclando frutas, leche de almendras y agua y vertiéndolas en moldes para congelar.

El agua es el principal componente químico de su cuerpo y constituye entre el 50 % y el 70 % de su peso corporal. Su cuerpo depende del agua para sobrevivir, explica la Clínica Mayo.

Cada célula, tejido y órgano de su cuerpo necesita agua para funcionar correctamente.

Por ejemplo, el agua:

Elimina los desechos a través de la micción, la transpiración y las deposiciones.

Mantiene su temperatura normal.

Lubrica y amortigua las articulaciones.

Protege los tejidos sensibles.