En pleno siglo XXI, se podría pensar que la deficiencia de nutrientes es una afección que quedó enterrada en el pasado, experimentada por viajeros que pasaban meses en una embarcación sin tener una buena alimentación. Sin embargo, hoy en día, es posible que a varias personas le hagan falta algunos de los nutrientes esenciales que el cuerpo necesita para funcionar de manera óptima.

“Si su cuerpo está agotado de los alimentos nutricionales adecuados que necesita, podría afectar drásticamente su salud física y mental de muchas maneras”, argumenta la doctora Carrie Lam, especialista en nutrición, en una entrevista a Byrdie, medio enfocado en belleza y salud.

“Este es un estado donde el cuerpo se ve privado de la dosis óptima de nutrientes que necesita, pero aún no ha llegado ninguna enfermedad. Considérelo una zona gris entre el bienestar y la enfermedad“, afirma.

A continuación, te contamos cuáles pueden ser los síntomas de que te faltan algunas vitaminas, lo que afecta de manera negativa a nuestra salud.

Publicidad

Fatiga

Un signo común y temprano de cualquier deficiencia de vitaminas es la fatiga, pero esto a menudo se pasa por alto y se descarta como un síntoma de un estilo de vida ajetreado. La fatiga también es el primer síntoma de la deshidratación, así que asegúrese de darle a su cuerpo mucha agua.

Si la fatiga es implacable y no puede encontrar alivio después de algunas noches de dormir bien, es una señal de que puede tener deficiencia de algunos nutrientes.

Te sangran las encías

La vitamina C juega un papel importante en la curación de heridas, la inmunidad e incluso actúa como un antioxidante, ayudando a prevenir el daño celular. Si te sangran las encías, puede que no estés tomando suficientes frutas y verduras. El cuerpo humano no produce vitamina C por sí mismo, lo que significa que la única forma de mantener niveles adecuados es a través de la dieta. Se recomienda tomar alrededor de 60 mg al día.

Las frutas con más vitamina C y que son antioxidantes para el cuerpo

Uñas muy frágiles

La biotina, también conocida como vitamina B7, ayuda al cuerpo a convertir los alimentos en energía. La deficiencia de biotina es muy rara, pero cuando ocurre, cabello o uñas se resienten y se vuelven frágiles, y son algunos de los síntomas más notables.

Según la sección Deporte y Vida de Diario AS, las mujeres embarazadas, los fumadores o los bebedores crónicos y las personas con trastornos digestivos tienen más riesgo de desarrollar una deficiencia de biotina. Además, el uso prolongado de antibióticos y algunos medicamentos anticonvulsivos son factores de riesgo.

Mareo y falta de aliento

De acuerdo al sitio especializado Healthline, la deficiencia de vitamina B12 puede causar un tipo de anemia llamada anemia megaloblástica, en la que los glóbulos rojos producidos en la médula ósea son grandes y frágiles.

Publicidad

Esto puede tener la consecuencia de sentir mareos y experimentar falta de aliento, especialmente cuando realiza esfuerzo.

Cambios de humor

Asimismo, la falta de vitamina B12 tiene efectos en la salud mental, como cambios de humor, episodios de paranoia y mayor irritabilidad.

Algunos estudios sugieren que en ciertas personas que tienen deficiencia de B12, la suplementación con la vitamina puede revertir los síntomas.

Qué alimentos contienen vitamina B-12 y cuándo tomar suplementos

Aparición de llagas o úlceras bucales

Las lesiones en y alrededor de la boca pueden estar relacionadas en parte con una ingesta insuficiente de ciertas vitaminas o minerales. La queilitis angular, una condición que hace que las comisuras de la boca se rompan, se partan o sangren, puede estar causada por salivación excesiva o deshidratación. Sin embargo, también puede ser causada por una ingesta insuficiente de hierro y vitaminas B, particularmente riboflavina.

Pérdida de apetito y náuseas

El magnesio ayuda a mantener la salud ósea y ayuda en la producción de energía, y los adultos necesitan entre 310 y 420 mg, según el sexo y la edad, según los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés).

La deficiencia de magnesio puede causar pérdida de apetito, náuseas y vómitos, fatiga y debilidad, según la Clínica Cleveland.

A la hora de elegir lo que comes no solo hay que tener en cuenta las calorías. La variedad también importa y mucho porque, sin ella, es más fácil que dejes de lado algunos nutrientes que son básicos y que, como consecuencia, tu salud se vaya desgastando a causa de la mala alimentación.(I)