La dismorfia corporal es un trastorno que lleva a una persona a enfocarse intensamente en su apariencia e imagen corporal. La Mayo Clinic indica en una publicación que se trata de un problema de salud mental en el que no se puede dejar de pensar en uno o más defectos percibidos o defectos en la apariencia. Por un defecto que parece menor o que no puede ser visto por los demás, el paciente puede sentirse tan avergonzado, intimidado y ansioso, por lo que es posible que evite muchas situaciones sociales.

Quien padece de este trastorno puede llegar a revisar constantemente el espejo, tratando de hallar algo para sentir tranquilidad ya que no se siente a gusto con su apariencia, se indica en el artículo. El notar algún defecto o realizar conductas repetitivas causan una angustia significativa y repercuten en la capacidad de la persona para funcionar en su vida diaria.

La publicación señala también que la persona puede recurrir a numerosos procedimientos cosméticos para tratar de “arreglar” su defecto percibido. Luego, puede sentir satisfacción temporal o una reducción en su angustia, pero a menudo la ansiedad regresa y es posible que empiece nuevamente la búsqueda de otras maneras de arreglar aquel supuesto defecto.

Kim Kardashian confesó que padece dismorfia corporal

Se agrega también que la preocupación por la apariencia, los pensamientos excesivos y los comportamientos repetitivos pueden ser indeseables, difíciles de controlar y consumir tanto tiempo que pueden causar una gran angustia o problemas en la vida social, trabajo, escuela u otras áreas de funcionamiento.

Megan Fox, la popular actriz estadounidense, confesó recientemente que padece de dismorfia corporal. Según una publicación de Infobae, la artista manifestó que tiene “muchas inseguridades profundas”.

Los retoque estéticos en los jóvenes

Antes, en el 2019, Fox ya había hablado sobre cómo le afectó haberse sentido sexualizada durante años por los medios de comunicación y la industria del cine. “Creo que tuve un colapso psicológico en el que no quería hacer nada. No quería que me vieran, no quería tener que hacerme una foto, caminar sobre una alfombra roja, no quería que me vieran en público por el miedo o la creencia a que se burlaran de mí”.

Síntomas de la dismorfia corporal

Según la Mayo Clinic, existen varios signos y síntomas que permiten identificar si se padece o no de esta enfermedad, estos son los siguientes:

  • Estar extremadamente preocupado con un defecto percibido en la apariencia que los demás no pueden ver o que parece poco importante
  • Fuerte creencia de que tienes un defecto en tu apariencia que te hace feo o deforme.
  • Creencia de que otros perciben especialmente tu apariencia de una manera negativa o se burlan de ti.
  • Tener comportamientos dirigidos a arreglar u ocultar el defecto percibido que son difíciles de resistir o controlar, tales como mirarse frecuentemente el espejo, arreglarse o rascarse la piel.
  • Intentar ocultar los defectos percibidos con el estilo, el maquillaje o la ropa.
  • Comparar constantemente tu apariencia con la de los demás.
  • Buscar con frecuencia la aprobación de tu apariencia por parte de los demás.
  • Tener tendencias perfeccionistas.
  • Buscar procedimientos cosméticos con poca satisfacción.
  • Evitar situaciones sociales.

Los trastornos del sueño más comunes: síntomas y causas

Además, en el artículo se menciona que la persona puede enfocarse excesivamente en una o más partes del cuerpo. La característica en la que se enfoca el paciente puede cambiar con el tiempo. Las características más comunes con las que la gente tiende a obsesionarse incluyen:

  • Rostro, como la nariz, cutis, arrugas, acné y otras imperfecciones.
  • Cabello, como apariencia, adelgazamiento y calvicie.
  • Apariencia de la piel y las venas.
  • Tamaño de las mamas.
  • Tamaño y tono muscular.
  • Genitales.

La Mayo Clinic agrega que el trastorno dismórfico corporal no mejora por sí solo, por lo que debe ser tratado por un especialista a tiempo, ya que puede empeorar, causar ansiedad depresión e incluso pensamientos suicidas. Ante eso, recomienda consultar con un profesional si se presenta algún signo o síntoma. (I)