Esta receta fácil de té de cúrcuma está hecha con ingredientes simples y frescos. El jengibre, la miel y el limón se combinan con especias para crear una bebida caliente antiinflamatoria que ayuda a estimular el sistema inmunológico.

Es una bebida perfecta si estás luchando contra un resfriado o quieres calmar un dolor de garganta.

Cómo preparar el té de cúrcuma, jengibre y limón

  • Pon el agua a hervir en una olla
  • Pela el jengibre, corta una rodaja más bien fina y añádela al agua. Haz lo mismo con la cúrcuma, teniendo en cuenta que la cantidad de cúrcuma debe ser la mitad que la de jengibre.
  • Exprime el zumo de medio limón y agrégalo a la olla, junto con la rama de canela. Tanto el limón como la canela son ingredientes opcionales, no obstante, mejoran el sabor del té. Por ello, son altamente recomendables.
  • Cocina el té durante 5 minutos a fuego lento, apaga el fuego y deja que repose otros 5 minutos. Después, cuela el té de cúrcuma y jengibre y sírvelo. Puede endulzarlo con un poco de miel.
Imagen de un té de cúrcuma. Foto: Meghan Helpner

Cómo tomar el té de cúrcuma, jengibre y limón

Es recomendable tomar el té de cúrcuma y jengibre en ayunas, al levantarse, y esperar unos 30 minutos para desayunar. Eso sí, en caso de querer beber el té de jengibre y cúrcuma para adelgazar es imprescindible seguir una dieta equilibrada y realizar ejercicio. Sin estos factores los resultados del té no serán los esperados.

Publicidad

No es aconsejable tomar más de una taza diaria.

Contraindicaciones

A pesar de los increíbles beneficios del té de cúrcuma y jengibre, existen ciertas restricciones que hay que tener en cuenta. Así pues, no se aconseja su consumo en caso de:

  • Hiperglucemia.
  • Cálculos renales.
  • Enfermedades renales.
  • Embarazo y/o lactancia.
  • Niños menores de 3 años.

Así mismo, en caso de superar la dosis diaria recomendada, es posible desarrollar diarrea u otros problemas gastrointestinales. (I)