La vacuna de CanSino ha sido señalada por una supuesta baja efectividad para prevenir el coronavirus. A diferencia de otras vacunas, este biológico aún no recibe el visto bueno de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sin embargo, sus datos clínicos ya se encuentran en manos de la Agencia Europea del Medicamentos (EMA) y la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA).

Ecuador recibió, el pasado 3 de agosto, un total de 200.000 dosis de la vacuna de CanSino. “Es una vacuna autocargable, es decir, viene ya en su propia jeringa; eso nos facilita la logística”, destacó el viceministro de Gobernanza y Vigilancia de la Salud, José Ruales.

El país espera recibir hasta fin de mes un segundo lote con 500.000 dosis.

Esto es lo que sabemos sobre la efectividad y los efectos secundarios de esta vacuna de vector viral desarrollada por el Instituto de Biotecnología de Beijing y CanSino Biologics.

De acuerdo con la guía técnica de la Secretaría de Salud de México, los resultados del análisis intermedio de la fase 3 de los ensayos clínicos de CanSino muestran que la vacuna tiene una efectividad general de 68,83 % para prevenir todas las infecciones sintomáticas de COVID-19.

En el caso de la prevención de cuadros graves de la enfermedad, la eficacia es del 95,47 % después de las primeras dos semanas de aplicación y de 90,07 % luego de cuatro semanas.

“En realidad, todas las vacunas para COVID-19 han obtenido la autorización de emergencia con resultados pendientes”, explicó a COVIDConCiencia Thalía García Téllez, inmunóloga especialista en enfermedades infecciosa y ensayos clínicos, quien forma parte del Centro de Investigación Clínica en Vacunas de los Hospitales Públicos de París, Francia. Además, señaló que hasta la fecha se siguen haciendo ensayos clínicos de todas las vacunas.

La vacuna está contraindicada en personas con antecedentes de reacción alérgica grave, tipo anafilaxia y alergia a cualquier componente de la vacuna.