Algunas sustancias que consumimos o que están en nuestro entorno aumentan el riesgo de tener cáncer. Lo importante será la constante evaluación médica y tener un estilo de vida saludable, que incluya alimentación sana y ejercicios.

“Los hábitos de vida, como lo que comemos, bebemos y hacemos, también influyen en el riesgo de padecer cáncer y en el momento de desarrollarlo”, advierte Business Insider. En la publicación se aclara que algunos factores no inciden directamente, por lo que aún se sigue investigando.

Entre los hábitos que aumentan el riesgo de tener cáncer está el consumo excesivo de alcohol. “Las investigaciones siguen respaldando la teoría de que puede no haber una cantidad segura de consumo”, se indica.

Intervención temprana es clave para detener progresión de cáncer de próstata, indica especialista

Incluso, hay estudios recientes que mencionan que el consumo puede ser moderado. Por ejemplo, bastaría con dos bebidas alcohólicas al día.

Publicidad

Otra bebida que entraría en esta lista son los refrescos, sodas o colas. Las bebidas azucaradas, cuando se las consume diariamente, contribuyen al riesgo de tener cáncer colorrectal, sobre todo en las personas más jóvenes.

“Los investigadores comprobaron que las mujeres que tomaban varias tazas de refresco u otras bebidas azucaradas cada día tenían el doble de probabilidades de desarrollar cáncer antes de los 50 años, en comparación con aquellas que bebían menos de un refresco a la semana”, se indica.

Dos nuevos síntomas que se relacionan con el cáncer de páncreas

Otro factor son los pesticidas. Se detectó más riesgo de tener cáncer de mama entre las mujeres cuyos abuelos estuvieron expuestos a este químico. Incluso la menstruación podría presentarse desde los once años. También se registraron casos de hipertensión y diabetes.

Finalmente, comer carne cruda o poco cocinada podría provocar cáncer cerebral. Esto se debe a los parásitos que se encuentran en la carne de origen animal y que propician la aparición de quistes en el cerebro. (I)