Un estudio publicado en JAMA Pediatrics, dirigido por la Universidad de Oxford en el Reino Unido, analizó a más de 2.100 mujeres embarazadas entre marzo del 2020 y octubre del 2020 de 18 países, incluidos Francia, India, Italia, Japón, el Reino Unido y los EE. UU.

El equipo internacional reveló que los hallazgos confirman investigaciones previas sobre los efectos del virus en las mujeres embarazadas y muestran la importancia de asegurarse de que este grupo de alto riesgo se vacune.

De los participantes, 706 eran mujeres embarazadas que habían contraído COVID-19 y 1.424 eran mujeres embarazadas sin la enfermedad. Esto significa que por cada mujer embarazada infectada, había dos mujeres embarazadas no infectadas.

Los resultados mostraron que las mujeres embarazadas con COVID-19 tenían 3,3 veces más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave y cinco veces más probabilidades de ser ingresadas en unidades de cuidados intensivos.

Publicidad

La fiebre y la dificultad para respirar, síntomas comunes del coronavirus, se relacionaron con un riesgo 2,56 mayor de complicaciones maternas y un riesgo 4,97 veces mayor de complicaciones para los recién nacidos. Además, las personas diagnosticadas con coronavirus tenían un 76 por ciento más de probabilidades de desarrollar preeclampsia y un 59 por ciento más de probabilidades de dar a luz prematuramente.

Además, las mujeres embarazadas infectadas tenían 22,3 veces más probabilidades de morir durante el embarazo que las mujeres sin la enfermedad.

“Si está embarazada, contraer COVID-19 tiene consecuencias importantes”, dijo el coautor, el Dr. Aris Papageorghiou, profesor de medicina fetal en la Universidad de Oxford en Inglaterra.

Los riesgos incluyen necesidad de ir a cuidados intensivos y tener asistencia respiratoria, mayores riesgos de hipertensión y preeclampsia y efectos de intervenciones médicas como el parto prematuro. Incluso las mujeres embarazadas asintomáticas a las que se les diagnosticó COVID-19 tenían mayores riesgos.

Tenían un riesgo 24 por ciento más alto de desarrollar una enfermedad grave y un riesgo 63 por ciento más alto de preeclampsia.

Es probable que estos riesgos se deban a una ‘combinación de cambios inmunes debidos al embarazo’, dijo Papageorghiou. “Recomiendo encarecidamente que todas las mujeres embarazadas reciban las vacunas COVID-19”, dijo en un comunicado. (I)