Los casos globales de la viruela del mono ya suman 3.413 en cincuenta países. Esta enfermedad infecciosa rara se propaga entre especies, incluso de animales a humanos, y está causada por el virus de la viruela del mono del género Orthopoxvirus (que también incluye el de la viruela).

La gran mayoría de casos (86 %) se han notificado desde países europeos, mientras que el continente americano ha reportado el 11% y un 3 % el resto de regiones.

La cepa del virus de la viruela del mono que ha surgido en todo el mundo en las últimas semanas puede estar evolucionando a un ritmo anormalmente rápido, lo que la hace más infecciosa que las versiones anteriores del virus.

Investigadores de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) en EE. UU. descubrieron que el virus se ha replicado hasta 12 veces su ritmo esperado desde 2018. Esto significa que el virus _que generalmente se cree que se propaga por el contacto físico, las superficies contaminadas o el contacto corporal muy cercano_ podría propagarse de manera atípica a los patrones normales de los virus tropicales.

Publicidad

La situación también explicaría la reciente actualización mundial de la viruela del mono _endémica en los países de África Occidental y Central_, con casi 3.500 casos detectados en países donde el virus no es endémico.

Los investigadores, cuyos hallazgos están pendientes de publicación oficial en Nature, recolectaron y estudiaron 15 muestras del virus de la viruela del mono para el estudio.

Daily Mail detalla que el equipo de los NIH reestructuró la información genética del virus para encontrar la cantidad de cambios que había sufrido el virus desde que esta cepa comenzó a circular.

Si bien el virus se detectó recientemente en poblaciones humanas, los expertos creen que esta cepa de la viruela del mono de África occidental comenzó a moverse por el mundo en 2018.

Publicidad

Cómo mutan y circulan los virus es una ciencia generalmente conocida. Los virus de ADN como la viruela del mono generalmente no mutan rápidamente, como lo hace el COVID-19.

La naturaleza del virus le permite corregir los errores que surgen cuando se replica, dejando mucho menos espacio para que se formen mutaciones y, de hecho, limitando el número de variantes. Cuando los investigadores investigaron esta cepa del virus, encontraron que había mutado entre seis y 12 veces la tasa que generalmente se cree para el virus.

No se puede determinar por qué exactamente pasa esto, aunque los expertos creen que la situación podría estar jugando un papel en cómo el virus ha logrado asaltar el mundo este año.

Las infecciones en países no endémicos generalmente son fáciles de encontrar y los funcionarios de salud pueden controlar los brotes una vez que se enteran de la circulación. Sin embargo, este brote ha sido diferente, ya que los casos se detectaron rápidamente en masa en todo el mundo. Esto podría indicar que está en marcha una versión más infecciosa del virus.

Publicidad

Se cree que los 201 casos en los EE. UU. este año son una grave subestimación, ya que algunos expertos han advertido que el país no tiene las capacidades de prueba y seguimiento necesarias para estar al tanto de cada nuevo caso.

Algunos de los síntomas asociados a la enfermedad incluyen fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular, de espalda, nódulos linfáticos inflamados, escalofríos y agotamiento, y también puede provocar sarpullidos, con frecuencia en la cara, que se propagan a otras partes del cuerpo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió este fin de semana que el actual brote de viruela del mono no constituye por el momento una emergencia sanitaria de alcance internacional, como es el caso de la covid-19, tras recibir una recomendación en este sentido de los científicos de su Comité de Emergencia. (I)