El uso del talco (hidrato de magnesio silicato) en cosméticos y productos para bebés es un tema complicado pues este mineral, cuando está contaminado con asbesto, es carcinógeno para los humanos, en órganos como los ovarios, pulmones y el mesotelio (tejido que cubre la mayoría de los órganos internos).

El ginecólogo Wagner Moreno dice que esta información no es nueva, ya que hace 25 años se decidió quitar el talco de los guantes que usaba el personal médico durante las cirugías. “No es novedad, solo que los estudios no eran totalmente concluyentes en la relación de este elemento con el cáncer”.

Pero solo se trata del talco con asbesto. El que no está contaminado no se ha confirmado que sea cancerígeno, pero tampoco se ha descartado en el informe liberado por la Organización Mundial de la Salud y publicado recientemente por la revista científica The Lancet.

Publicidad

Aspirar el polvo de talco puede irritar las mucosas de nariz, ojos y boca. Foto: Shutterstock

Aspirar el asbesto del talco es riesgoso, señala el médico Moreno citando estudios, y es importante que las compañías que elaboran productos cosméticos escojan con cuidado los sitios de los que se obtiene el talco y chequeen con regularidad la calidad del mineral que están utilizando.

El talco recibe una calificación de “probablemente carcinogénico”, y hay evidencia limitada de su relación con el cáncer de ovario, comenta el doctor Francisco Plaza Bohórquez, ginecólogo y oncólogo. Él explica que desde hace 20 años en su especialidad se recomienda a las mujeres que no usen el talco en la higiene y el aseo íntimo.

“Pero siempre hay que tomar las noticias con pinzas. (El talco) es un factor de riesgo, como tantos otros que existen para este y otros cánceres”. Esta segunda parte del estudio, si bien no es concluyente, sirve como advertencia.

Publicidad

Sobre el segundo uso del talco, el de los polvos cosméticos, Plaza opina que este componente no debe utilizarse por el riesgo de que las personas lo aspiren con frecuencia. “Pueden afectar las mucosas, en este caso, de los párpados, la nariz y la boca”. Él aconseja leer la composición de cada producto para confirmar que no contenga esta sustancia.

Si no puede verificar la composición de un producto cosmético, evite utilizarlo. Foto: Shutterstock

Además, amplía, no solo se trata de un potencial riesgo de cáncer. “Puede causar reacciones alérgicas tópicas, al ser aspirado por personas que tienen problemas como el asma, agravando su condición”.

Publicidad

Sin embargo, en redes sociales, videos en tendencia sugieren al público que “sellar el maquillaje con talco” es una técnica apropiada. “Por algo lo utilizan y recomiendan para bebés”, dice una influencer y maquilladora.

Plaza opina que todo producto alimenticio, cosmético y medicamento debería tener en letras claras su composición química. “Pero en la práctica esta viene en letra diminutas que el público no puede leer”. La entidad responsable de que este tipo de productos no estén en el mercado ecuatoriano es el Arcsa, considera.

En cuanto al acrilonitrilo, del cual hay pruebas concluyentes de que sí es cancerígeno, es un compuesto volátil, relacionado con el humo del cigarrillo, los microplásticos y con la quema de plásticos. “Debe ser prohibido quemar basura en la que haya componentes plásticos”, considera Plaza, quien menciona que estos residuos están relacionados con cáncer de pulmón. El estudio indica que hay “suficiente evidencia” de este efecto, y “evidencia limitada” para cáncer de vejiga. (I)