Sentarse, respirar y hacer movimientos conscientes que busquen el alineamiento son algunas de las cosas que se hace en el yoga. Pero, ¿en qué consiste esta doctrina que tiene cada vez más adeptos en el mundo?

La respuesta básica está en su etimología. Yoga viene del término “yuj”, que quiere decir “unir” o “juntar”. Su objetivo es que, mediante una serie de movimientos físicos, técnicas de respiración, canto de mantras y otras prácticas, una persona pueda trabajar al unísono el cuerpo, la mente y el espíritu.

“Diría que es una práctica ancestral multidisciplinaria de autodescubrimiento”, dice el ecuatoriano Giani Chávez, Experienced Certified Anusara Yoga Teacher.

Explica que el yoga se enfoca en conectar a la persona, a través de su cuerpo, con la esencia de su ser. Y que existen varios aspectos dentro de la práctica:

Publicidad

  • Fortalecer y flexibilizar el cuerpo
  • Aprender a reconocer de qué forma nos relacionamos con el mundo y con la realidad
Algunos de los beneficios de las clases presenciales son los ajustes que hacen los profesores y pertenecer a la comunidad de practicantes (kula). Foto: cortesía Gianni Chávez.

La sociedad moderna es muy agitada y puede causar ansiedad en las personas, por lo que la práctica de yoga es óptima para poder responder en la vida desde un lugar de menos estrés, más relajación y mayor responsabilidad, pues, como dice Chávez, nos ayuda a entender que somos responsables de lo que nos pasa en la vida.

Lea además: Meditación en época de coronavirus: una guía inicial

¿Cómo empezar a practicar?

El yoga en Occidente muchas veces es visto como una práctica elitista. Pero no es obligatorio ir a un estudio a aprender. Además, hay clases de varios costos, en línea y presenciales.

Chávez comenta que quien tenga ganas de iniciarse, puede tener su experiencia “en un estudio o a través de videos de YouTube. También puede contactar a un profesor y tener una práctica personalizada para que lograr una experiencia más amigable”.

Publicidad

Hay canales populares en YouTube, como los de Xuan Lan, Travis Eliot, Elena Malova, Yoga with Adriene con clases para principiantes. Lo importante es que la secuencia de posturas comience de menos a más, desde las más básicas hasta las más difíciles.

A raíz de la pandemia, las clases de yoga en línea aumentaron.

Para tener una práctica avanzada sí es aconsejable que haya una guia, para evitar lesiones y mejorar la alineación.

El yoga no es solo físico

En la filosofía del yoga, los escritos más conocidos son los de Patanjali, quien recopiló los conocimientos orales en varios libros. Según Patanjali, hay cuatro caminos en el yoga.

  1. Raja: control físico y mental. Se incluye el yoga físico o de posturas y la meditación.
  2. Karma: el camino de la acción. Nos enseña a actuar por amor, sin buscar logros ni recompensas.
  3. Bakhti: el camino de la devoción. Se relaciona con la entrega a los demás, sin olvidar nuestra capacidad racional.
  4. Jnana: el sendero del conocimiento. Tiene relación con el estudio de la filosofía del yoga.

Tipos de yoga físico

Hay varios tipos de yoga físicos, que buscan alcanzar la conexión de cuerpo y mente.

Publicidad

El más conocido es hatha (fuerza) yoga, que combina posturas o asanas, técnicas de respiración y meditación. Pero dentro de este hay muchas más variantes, muchas creadas en Occidente.

Hay prácticas de yoga para personas con distintos estados físicos.

Los tipos más suaves son:

Yoga suave o gentil: la mayor parte de la clase se hace en postura sentada. Se realizan las versiones más gentiles de las asanas (posturas). Se puede usar elementos de ayuda como sillas, cojines, etc.

Yin Yoga: Es una práctica pausada y en silencio, en la que se sostienen las posturas de 3 a 5 minutos (cuando no es tan avanzada). Se trabaja con el tejido conectivo (articulaciones, ligamentos, fascia), por tanto, este tejido tiene protagonismo y se sueltan los músculos para protegerlos.

Publicidad

Da mayor rango de movimiento, flexibilidad, regenera huesos, entre otras características.

Maggie Urrutia, profesora certificada de Yin Yoga, explica que es apto para cualquier persona, aunque no tanto para niños y embarazadas. Ella recomienda hacer ying yoga para complementar cualquier práctica yang (que sí activa los músculos).

Yoga terapéutico: Sirve para recuperar el cuerpo de alguna lesión y problemas osteomusculares con movimientos del cuerpo y posturas suaves que no requieren de mucho esfuerzo físico.

Lea además: Yoga terapéutico, una alternativa para aliviar secuelas del COVID-19

Iyengar: Incluye posturas, respiración y meditación. Las posturas se sostienen más que en otros estilos y es muscular, pero lento.

Más fuertes y rápidos

Anusara Yoga: Es una práctica yang (cuerpo activo y alineado) en la que hay posturas, respiración y meditación. Es de filosofía tántrica no dualista, que busca la experimentación y ver la belleza en todo.

La meditación o respiración consciente es una parte importante de las clase de yoga.

Yoga Kundalini: Se utiliza secuencias (kriyas) con secuencias de asanas, mudras y respiraciones (pranayamas). Se trabaja para flexibilizar la columna, lo que estimula el nervio vago y ayuda a la relajación del cuerpo.

Hay kriyas específicos para la depresión, dolores de columna, desintoxicación, entre otros.

Ashtanga: Es un yoga dinámico que sincroniza los movimientos con la respiración. En el sitio web xuanlanyoga.com se explica que “la secuencia de posturas siempre será la misma y el alumno irá añadiendo posturas a medida que su práctica progresa”. Hay tres series originales de movimientos, que ahora están divididas en seis.

Existe sudivisiones de Ashtanga, como Vynasa, que es hacer una práctica muy fluida, recomendada para personas que buscan clases físicas intensas; y Power Yoga, que no se apega a las secuencias formales y cada profesor realiza las clases según su creatividad.

Bikram Yoga: es una clase de unos 90 minutos de duración, en la que se realizan 26 posturas del hatha yoga clásico de Patanjali, a 40°.

Aeroyoga: Se usa un columpio para suspenderse en el aire. Las posturas son las mismas, pero lucen más acrobáticas. Además, gracias al columpio se logra mayor flexibilidad en los músculos y más amplitud en cada asana.

Acroyoga: las posturas de yoga se realizan entre dos o más personas. (I)

Todas las posturas tienen versiones básicas y avanzadas. Esta es una forma fácil de la postura del triángulo, con ayuda de un profesor.