No hay consenso para el público en general en el número de veces en que se puede usar una mascarilla N95, KN95 o KF94, pero lo primero que hay que saber es que no es cuestión de suerte o de adivinar. La decisión puede basarse en un número de variables.

Las máscaras con la calificación N95, KN95 o KF94 proveen más protección de la altamente contagiosa variante ómicron, pero a diferencia de las máscaras de tela, estos respiradores no pueden lavarse a mano o a máquina.

Para saber si su cubrebocas es de uso continuo, los expertos recomiendan revisar regularmente si las capas de filtro están visiblemente húmedas, manchadas o sucias y si el borde exterior ya no se adhiere firmemente alrededor de la cara. Cualquiera de esos signos es señal de que la vida útil del barbijo terminó.

Algunos de los expertos dicen que el mismo respirador puede usarse hasta una semana, si se lo cuida y se lo almacena como es debido. Sin embargo, cuando se lo ha usado en un escenario de algo riesgo, como un hospital, es mejor descartarlo después de un día.

Publicidad

El respirador N95, como el fabricado por 3M, está reservado para uso médico. Foto: Shutterstock

Aaron Collins, ingeniero que comparte su investigación en YouTube como Mask Nerd, y prueba y califica todos los tipos de máscaras disponibles para determinar cuáles son las mejores, dice que la mayoría de la gente se sorprende al saber que su N95, KN95 o KF94 puede resistir más de 8 horas de uso.

“En realidad, las especificaciones de la N95 exigen que este equipo mantenga una efectividad de más del 95 % después de 200 miligramos de carga. ¿Cuánto es eso? Lo mismo que usar la máscara 24/7 en un área (del nivel de contaminación) de Shanghái por 200 días”, explica Collins. Resulta ser que “lo primero en fallar en una máscara son los elásticos”.

La organización estadounidense sin fines de lucro Project N95, que maneja la información de calidad de equipo de protección (PPE, mascarillas N95, mascarillas para niños, pruebas COVID-19 y otros suplementos, explica que N95, KN95 y KF94 están hechos con material con carga electrostática, así que bloquean partículas de aerosol con mayor efectividad que las más suaves, cómodas y vistosas mascarillas de tela, que a menudo se promocionan como ‘antifluidos’.

Anne Miller, directora ejecutiva de Project N95, señala que a menos que usted trabaje en servicios de salud, puede hacer que su mascarilla dure más instaurando un sistema de rotación, con una mascarilla para cada día de la semana. Eso le da tiempo suficiente a cada equipo para estar listo para un nuevo uso.

Publicidad

¿Cuál es la diferencia entre N95, KN95 y KF94?

Cualquier persona que haya comprado un cubrebocas, ya sea por internet o en las tiendas, se ha topado con una tremenda variedad de formas, tamaños y colores. Para saber qué cubrebocas elegir y estar seguros de que no son una imitación se necesita la capacidad de investigación de un perito. Y al elegir alguno de todas maneras nos estamos arriesgando; muchas personas se dan cuenta de que la mascarilla que pidieron es demasiado grande o demasiado pequeña para su rostro, o que simplemente no les ajusta bien.

FFP2 blanco, respirador KN95, el recomendado para uso no médico. Foto: Shutterstock

“Claro que nadie ha hecho que esto sea fácil”, señaló Bill Taubner, presidente de Bona Fide Masks, distribuidor exclusivo en Estados Unidos de los cubrebocas KN95 de Powecom y Harley, ambos procedentes de China. “Al final, muchas personas tienen que investigar bastante”.

A diferencia de los cubrebocas de tela, los de calidad superior –N95, KN95 y KF94– están elaborados con capas de material filtrante de alta calidad que atrapan, al menos, entre el 94 y 95 por ciento de casi todas las partículas peligrosas (el número en el nombre nos da el nivel de filtración).

Bajo el microscopio, estos filtros se parecen a un denso bosque de fibras enredadas que retienen hasta las partículas más difíciles de atrapar que pueden estar flotando por ahí y que se cuelan por las fibras de las mascarillas de tela. Los cubrebocas de calidad superior también cuentan con un filtro con carga electrostática que ayuda a atraer y a atrapar las partículas.

Publicidad

Al inicio de la pandemia, los cubrebocas eran muy escasos. Ahora, el problema es que hay a la venta tantas mascarillas diferentes, que es difícil saber cuáles han sido probadas y certificadas por las agencias gubernamentales y cuáles son una imitación. The New York Times entrevistó a algunos fabricantes e importadores de cubrebocas, a funcionarios de salud pública y a investigadores independientes. Aquí una guía.

Elija el estilo de cubrebocas que le acomode

Las mascarillas vienen en formas y tamaños muy variados. Las hay en forma de “taza”, de “pico de pato” y “planas con pliegues”. La mejor es la que se ajusta a la perfección al rostro y que es cómoda. Pida en cantidades pequeñas y pruebe diferentes estilos para encontrar la que se adapte mejor a su rostro. Muchas mascarillas dicen “unitalla, adecuada para la mayoría”. Pero hay otras que vienen en tallas pequeñas o más grandes. “Si al colocar el cubrebocas, este no sella bien el rostro, no se le sacará todo el provecho”, señaló Nicole Vars McCullough, vicepresidenta de seguridad personal en 3M Company, el mayor fabricante de cubrebocas N95 en Estados Unidos.

Cubrebocas N95: Estos están regulados por el Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH, por su sigla en inglés), que es una división de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés). Casi todos los cubrebocas N95 usan resortes; dos tiras elásticas que se amarran por la parte trasera de la cabeza. Es muy probable que un supuesto cubrebocas N95 sea falso cuando tiene lazos para las orejas.

Cubrebocas KN95: Estos son parecidos al N95, pero tienen lazos para las orejas y se elaboran según las normas chinas para la fabricación de mascarillas. Algunas personas los prefieren porque son cómodos y porque vienen en tallas más pequeñas. Aunque es posible encontrar cubrebocas KN95 auténticos, la cadena de suministros está plagada de imitaciones y se tiene poco control o supervisión del producto. En un estudio, se descubrió que el 60 por ciento de los cubrebocas KN95 en Estados Unidos eran imitaciones.

Publicidad

KF94: Son cubrebocas de calidad superior planos con pliegues que se fabrican en Corea del Sur. Están diseñados especialmente para el mercado de consumo. KF quiere decir “Korean Filter” (filtro coreano) y 94 significa que filtra el 94 por ciento de las partículas. Estas mascarillas cuentan con una estricta reglamentación, lo cual disminuye el riesgo de que se produzcan imitaciones. Sin embargo, es posible que algunos cubrebocas falsos hechos en China digan KF94, así que los consumidores tienen que verificarlo bien.

La mascarilla KN94. El número hace referencia a su capacidad de filtración; las letras significan 'filtro coreano'. LA REVISTA, SALUD Foto: Shutterstock

Cubrebocas para niños: El mercado de los cubrebocas plantea una complicación particular para los padres que buscan cubrebocas para sus hijos. No existe ninguna mascarilla N95 aprobada para niños, así que cualquier supuesto cubrebocas N95 para niños es falso. No obstante, sí existen N95 en tallas pequeñas y medianas que les pueden quedar a algunos niños. Los cubrebocas KN95 y KF94 cuentan con estilos hechos para niños, así que cuando encuentre alguno, tiene que seguir el mismo procedimiento de investigación que seguiría para comprar un cubrebocas de adulto.

Compre con un proveedor de confianza

McCullough explicó que es bueno ir a los sitios web del fabricante para saber dónde vende sus productos y quiénes son sus distribuidores autorizados. En su sitio web, 3M tiene una sección que se especializa en ayudar a los consumidores a identificar cubrebocas falsos.

En Amazon, es más complicado encontrar un cubrebocas confiable porque ahí se venden mascarillas auténticas mezcladas con las falsas, aunque la diferencia no siempre será evidente. Si necesita usar Amazon, trate de comprar de manera directa en el sitio web de las tiendas de los fabricantes de cubrebocas, como 3M o Kimberly-Clark. (Debajo del nombre del producto, casi siempre se puede encontrar un enlace de la tienda en línea del fabricante).

Si va a comprar un KF94 en Amazon, fíjese bien en el empaque para asegurarse de que esté fabricado en Corea y que incluya el etiquetado requerido. Aaron Collins recomienda comprarles los KF94 a los importadores de productos de belleza coreanos.

Revise las etiquetas y los estampados

Es un requisito que los N95 y KN95 auténticos lleven un texto específico estampado en la parte frontal del cubrebocas. Aunque tal vez encuentres alguno de un color chistoso, es probable que los cubrebocas que tienen estampados diseños elegantes o que no tienen ningún texto impreso sean falsos.

El N95 debe tener estampado el nombre de la empresa, el modelo y el número de lote, además del llamado número de “aprobación TC”, el cual puede usarse para buscar los cubrebocas en una lista de los que han sido aprobados.

Un KN95 auténtico también debe mostrar un texto impreso que incluya el nombre del fabricante, el modelo y “GB2626-2019″, que es la referencia de una norma de control de calidad aprobada por el Gobierno chino.

El KF94 no lleva estampado ningún texto, pero el empaque debe decir “Made in Korea” e incluir el nombre del producto y del fabricante, además del nombre del distribuidor. El empaque también debe tener impresos la fecha de caducidad y el número de lote. (Todos los cubrebocas que cuentan con una carga electrostática tienen fecha de caducidad). Si el cubrebocas procede de un importador coreano, la información del empaque vendrá en coreano, pero muchas empresas han comenzado a producir empaques con la información en inglés.

Use fuentes confiables

Han surgido una gran cantidad de fuentes para ayudar a que la gente transite por el proceso de compra de los cubrebocas. Project 95 es una organización sin fines de lucro conocida por investigar bien a sus proveedores de mascarillas. Collins, el “Mask Nerd”, ha generado una gran cantidad de listas y fuentes para los consumidores de cubrebocas. Tiene cuenta de Twitter, canal de YouTube y un archivo que ha creado con casi 450 mascarillas diferentes y cómo se comportaron en sus pruebas.

Indicaciones de los CDC para ajustar correctamente la mascarilla de tipo quirúrgico (se recomienda para personas que van a someterse a un procedimiento médico).

Es posible que Collins sea mejor conocido por su lista de cubrebocas para niños. Aunque en Estados Unidos no se ha aprobado ninguna mascarilla N95 para niños, los fabricantes de cubrebocas de China y Corea han elaborado KN95 y KF94 para niños, que incluyen algunos con colores y figuras que les gustan a los niños. Collins realizó el video “manual para padres”, que tiene más de 100.000 visitas, sobre cómo encontrar una mascarilla de calidad superior para los niños.

“Ya había dejado de realizar pruebas de los cubrebocas”, comentó Collins, quien menciona que no recibe ninguna retribución por su trabajo. “Pero regresé para hacer este video. Por desgracia, mi sitio es el único lugar donde he visto una lista de los resultados de las pruebas”.

Lleve a cabo su propia investigación

El sitio web de los CDC tiene varias listas que puede usar para confirmar si se han hecho investigaciones sobre algún cubrebocas determinado. Para verificar los N95, vaya a la lista alfabética de los CDC que muestra los cubrebocas aprobados.

Para verificar las mascarillas KN95, hay que usar dos listas de verificación de la Administración de Medicamentos y Alimentos, la cual generó esas listas al inicio de la pandemia, cuando esta agencia emitió una autorización de uso de emergencia que permitía a los trabajadores sanitarios usar cubrebocas KN95 debido a la escasez de los N95.

Ahora que es adecuado el suministro de los N95, la FDA ha cancelado la autorización para estos trabajadores, pero las demás personas pueden seguir usando los KN95. Pese a que ahora la lista está un poco desactualizada, encontrar un cubrebocas en esta lista ofrece mayor certeza de que sea menos probable que se trate de una imitación, con la salvedad de que Estados Unidos ya no supervisa de manera oficial a ninguna de estas empresas. (I)