En Ecuador, antes de la pandemia se registraban cada año cerca de 37.000 nuevos casos de diabetes, según cifras del Ministerio de Salud. De este número, el 98% corresponde a diabetes tipo 2, es decir, la que se desarrolla por malos hábitos alimenticios, por herencia y por sedentarismo. En 2019, esta patología ya era considerada la segunda que más muertes causaba por debajo de las enfermedades isquémicas del corazón.

Además, antes de la llegada del COVID-19 los índices de sobrepeso y obesidad en el país eran alarmantes. Seis de cada diez adultos ecuatorianos tienen exceso de peso o son obesos. La pandemia, según la Organización Mundial de la Salud, empeoró estos índices no solo en el país sino en el mundo. Se prevé que hasta el 2030 el número de fallecidos por estas condiciones ascendería a 35.671 por año en Ecuador.

La diabetes (tipo 2) y la obesidad tienen un factor en común: malos hábitos alimenticios. En el país, según un estudio publicado por EL UNIVERSO, lo que más se compra en tiendas de barrio son gaseosas y snacks que tienen niveles altos en azúcar. Pese a esto en Ecuador también se ha desarrollado una corriente que busca una forma de alimentación más responsable y basada en productos naturales, orgánicos y que aporten nutrientes y beneficios adicionales al cuerpo.

Además, ha surgido la necesidad de encontrar sustitutos del azúcar que permitan reducir el número de calorías ingeridas y disminuir sus factores de riesgo, sin perder su sabor dulce. Si bien en el mercado nacional existen varias alternativas de edulcorantes no calóricos, ahora se puede optar por un nuevo endulzante como es el extracto de la fruta del monje.

Publicidad

Este producto fue descubierto hace siglos por los monjes en el norte de Tailandia, quienes lo probaron y se sorprendieron por su dulcura, así como por la presencia de un poderoso antioxidante. La fruta del monje es redonda y de color marrón, cuyo extracto es entre 150 y 400 veces más dulce que el azúcar, por lo que está ganando gran aceptación en países como Estados Unidos, México, Panamá, entre otros.

¿Bueno o malo? Uso común de edulcorantes en Ecuador, genera debate

“Este endulzante, al ser 100% orgánico y natural, se vuelve apto para el consumo de cualquier persona, independientemente de su edad y cualquier condición de salud. Además, no cambia a altas temperaturas ni afecta los sabores”, explica Jéssica Orellana, nutricionista de Monk Frut.

Para crear el extracto, la fruta está impregnada de agua, luego el agua es filtrada y purificada para sacar la dulzura. Los compuestos llamados mogrosidos que tiene esta fruta es lo que hace que su extracto sea más dulce que el azúcar.

Los edulcorantes hechos con fruta de monje no afectan los niveles de azúcar en la sangre, son una buena opción para las personas que cuidan su peso y son diabéticos. Contiene azúcares naturales principalmente fructosa y glucosa. Hasta el momento no hay evidencia científica que demuestre que la fruta del monje tenga efectos secundarios negativos, según el sitio Splenda en Español.

Publicidad

Una de las desventajas de esta fruta es que es difícil de cultivar y costosa de importar lo que eleva su precio final. Su proceso de germinación es lento y las enredaderas prosperan en sombra y niebla. Otra razón que impide que la fruta del monje sea cultivada en grandes cantidades es debido a que es una planta protegida en países como China. El gobierno de esa nación prohibió su cultivo fuera de su territorio, así que el 90 % de la producción comercial crece en las montañas de Guinxho, localidad del gigante asiático, según el sitio Selecciones.

Esta fruta es muy delicada, así que no se vende fresca debido a su rapidísima fermentación tras ser cosechada. En Asia se seca y luego se utiliza en remedios herbales y tés.

Además, no todos los consumidores son fanáticos de su sabor. También ciertas industrias, al fabricarlo, suelen mezclarlo con productos como la inulina, eritritol o dextrosa para disminuir la intensidad de la dulzura. Dependiendo de cómo se procesen los ingredientes, esto puede hacer que el producto final sea menos natural.

Algunas de las ventajas del extracto de la fruta del monje

● Cada cucharadita tiene menos de dos calorías y este producto no se procesa en el sistema digestivo, lo que hace que las escasas calorías que se consumen, sean expulsadas del cuerpo sin asimilarse. Es natural.

Publicidad

● Contienen sustancias con poderes medicinales. Más allá de ser un endulzante natural, el fruto del monje también tiene poderes antioxidantes y favorece la aceleración del metabolismo. De igual manera, reduce la inflamación corporal, gracias a la presencia de flavonoides y mogrosidos.

● No genera efectos secundarios a corto ni a largo plazo. En las pruebas realizadas para su consumo humano, no se ha detectado ninguna adversidad que pueda ser ocasionada por su ingesta regular.

● Genera en los productos el mismo sabor que el azúcar tradicional.

Este endulzante natural no calórico llega al mercado ecuatoriano de la mano de Wholebusiness Ecuador, comercializadora de la marca Stevia Life. El producto ya se encuentra disponible en Supermaxi y Megamaxi a nivel nacional en presentaciones de 50g y 100g. (I)