Para aliviar la acidez estomacal y la indigestión ácida se recomienda consumir bicarbonato de sodio. Pero es un antiácido que debe ser manejado con cuidado y bajo prescripción médica, porque el uso inadecuado o excesivo también puede tener efectos secundarios.

Se consume en forma de tabletas o de polvo. Suele tomarse entre 1 y 4 veces al día, dependiendo del nivel de molestia. Como antiácido se recomienda una o dos horas después de las comidas, con un vaso grande de agua, según Medline Plus, organismo de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

“No use el bicarbonato de sodio por más de dos semanas a menos que sus doctor lo indique. Si el bicarbonato de sodio no alivia los síntomas, llame a su doctor. No administre bicarbonato de sodio a niños menores de 12 años de edad a menos que su doctor lo indique”, se insiste en la publicación.

¿Qué es el colágeno hidrolizado y para qué sirve?

En la consulta médica deberá indicar si está tomando otros medicamentos, sobre todo otros antiácidos, aspirinas, benzodiazepinas, flecainida, hierro, ketoconazol, litio, metenamina, metotrexato, quinidina, antibióticos que contienen sulfa, tetraciclina o vitaminas.

Además, debe tener precaución si ha tenido hipertensión, insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedades al riñón o hemorragia en el estómago o en los intestinos. Además, debe avisar si está embarazada, amamantando o en planes de tener hijos. También, si está con dieta de bajo contenido de sodio.

Entre los efectos secundarios de consumir bicarbonato de sodio, están: retortijones, gases, dolor de cabeza, malestar estomacal, vómito, pérdida de apetito, irritabilidad, debilidad, respiración lenta, inflamación de pies o piernas, heces con sangre o negras y alquitranadas, sangre en la orina, entre otros. (I)