Los cálculos renales son depósitos duros compuestos por minerales y sales que se forman dentro de los riñones. Estos pueden generarse por distintas causas, por ejemplo: la dieta, el sobrepeso y algunas afecciones médicas, así como el consumo de ciertos medicamentos.

También conocida como piedras en los riñones, esta patología es capaz de afectar cualquier parte de las vías urinarias entre los riñones y la vejiga, reseña Mayo Clinic.

Esta emfermedad es común, ya que afecta cerca del 12% de la población en Estados Unidos. Las personas que tienen entre 20 y 30 años son las más propensas a padecerla.

Publicidad

El proceso para expulsar los cálculos renales llega a ser muy doloroso pese a que estos no generan daños permanentes si son detectados a tiempo. Cuando son casos sencillos, lo usual es que el médico sólo recete analgésicos y mucha agua para botarlo.

Evite los cálculos renales recurrentes con una alimentación rica en calcio y potasio

Hay casos más delicados en los que la posible solución es quirúgica, como por ejemplo; cuando estos cálculos se alojan en las vías urinarias y causan una infección.

Los cálculos renales, también conocidos como piedras en los riñones, pueden causar un gran dolor. Foto: Urology Austin

¿Cómo prevenir cálculos renales?

Existe una probabilidad muy alta de que aquellas personas que padecieron de cálculos renales vuelvan a desarrollarlos en un lapso de 10 años si no cambian su estilo de vida por uno más saludable ni toman medicamentos de forma preventiva, explica Mayo Clinic Health System.

Publicidad

Tomar mucha agua: entre los hábitos que debe cambiar una persona que ya tuvo cálculos renales para tener una mejor salud del sistema urinario está el ingerir agua a lo largo del día; esto con el fin de eliminar aproximadamente 2,5 litros de orina a diario.

Reducir el consumo de alimentos con oxalato: comidas como espinacas, ruibarbo, papas horneadas, lentejas, frijoles blancos, salvado, sémola y almendras tienen oxalatos, por lo que pueden aumentar el riesgo cálculos renales. Lo mismo ocurre con una ingesta descontrolada de sal y proteína animal. Lo ideal sería disminuir el sodio y aumentar el potasio en la dieta.

Publicidad

Ojo con el calcio: aunque la comida rica en calcio es buena, el paciente que ya ha sufrido de cálculos renales debe estar pendiente de los suplementos, antes de tomarlos, es mejor consultarlo con un profesional.

(I)

Te recomendamos estas noticias