El beso de Singapur es la capacidad de controlar las contracciones de la musculatura vaginal de forma repetida hasta el punto de poder llegar a retener el pene dentro de su cavidad. Esto produce una especie de masaje y sensación de succión que, si se hace bien, puede producir muchísimo placer a ambos miembros de la pareja.

Cuenta la leyenda, de que era la habilidad de una mujer que vivió hace tres mil años en Singapur que daba placer a los hombres mediante las contracciones musculares de su vagina. De ahí su nombre, tal como publica Men’s Health.

Los músculos pubocoxígeos son los que ejercen presión en las paredes vaginales durante las relaciones sexuales. Foto: Renzo79

“Ella me mira, me habla y ya tengo hambre de eso”: Hombre tiene hasta 100 erecciones al día y su pareja asegura que no le deja descanso

Pero practicar el beso de Singapur es necesario que la mujer tenga los músculos de su suelo pélvico tonificado mediante los ejercicios Kegel, que son los que permiten interrumpir el flujo de orina a las mujeres y pararlo por completo durante unos segundos.

Los músculos pubocoxígeos son los que ejercen presión en las paredes vaginales durante las relaciones sexuales, aumentando así el placer experimentado tanto por la mujer como por el hombre.

Estos son los aromas que despiertan la pasión, el deseo y que enloquecen a cualquier hombre

Además de ser una práctica sexual que va a permitir experimentar y descubrir nuevas sensaciones con tu pareja. Foto: Deagreez

Cómo ejercitar el suelo pélvico

Se puede ejercitar de la siguiente manera:

  • Apriete, mantenga la contracción unos segundos y relaje. Repítalo varias veces seguidas. Lo puede hacer sentado, de pie o caminando.
  • La clave es aislar el movimiento del resto de músculos, como los del abdomen o los glúteos.
  • Otra forma de hacer ejercicios de Kegel es sentarse al borde de la cama o una silla, separar las piernas un poco, colocar las manos en las rodillas, inclinar el tronco hacia adelante, contraer tu suelo pélvico, aguantar esa contracción unos segundos y, por último, relajar los músculos.
  • Se recomienda comenzar con unas 20 repeticiones, 3 veces al día.

Tanto en hombres como en mujeres, los ejercicios Kegel se realizan de la misma manera. Son muy sencillos y se pueden hacer casi en cualquier situación, aunque lo mejor es estar sentado.

Para ejercitarlos, debe realizarlo movimientos del suelo pélvico como si quisiéra cortar el flujo de orina.

Notará que, conforme pasan los días, la fuerza en la zona es mayor y podemos incrementar las repeticiones y las sesiones.

El músculo pubocoxígeo está ubicado en el suelo de la pelvis y forma junto con los haces ileocoxígeo y puborrectales el músculo elevador del ano.

Terapia con testosterona para aumentar el impulso sexual en mujeres: Conoce las ventajas y consecuencias

Con una ligera penetración, con una penetración más profunda, con movimientos de la cadera, en fin, todo lo que fluya de la imaginación. Foto: RapidEye

Cómo practicar el beso de Singapur

  • Una vez que los músculos del suelo pélvico de la mujer están en plena forma, lo mejor para practicar el beso de Singapur es que el hombre esté quieto, tumbado boca arriba.
  • A continuación, que introduzca el pene en la vagina de su pareja sexual y que esta comience a contraer los músculos pubocoxígeos como si estuviera haciendo sus Kegel.
  • A partir de aquí, las posibilidades son infinitas y la comunicación entre los miembros de la pareja imprescindible.
  • El beso de Singapur puede combinarse con la contracción de los músculos abdominales, con una ligera penetración, con una penetración más profunda, con movimientos de la cadera, en fin, todo lo que fluya de la imaginación.

(I)

Te recomendamos estas noticias