La advertencia durante la infancia de abstenerse de nadar durante una hora después de comer, aparentemente para evitar los calambres, ya no es suficiente. Ahora hay que esperar al menos dos horas antes de intentar cualquier actividad vigorosa, o tareas que impliquen agacharse, para evitar la miserable sensación de reflujo ácido, comúnmente reconocida por su síntoma frecuente de acidez estomacal.

También se ha descubierto que un alimento favorito para el desayuno, la mantequilla de maní, es especialmente problemático, junto con el pescado ahumado, el arenque en escabeche o el café preparado con el estómago vacío.

Acidez estomacal o reflujo: qué lo causa y cómo calmarlo

¿Qué tan común es el reflujo acido?

El reflujo ácido es una de las quejas de salud más frecuentes de los adultos estadounidenses y puede haberse vuelto aún más común a raíz del estrés relacionado con la pandemia y el aumento de peso. A fines del año pasado, las farmacias informaron de un uso sin precedentes de antiácidos por parte de personas descritas como personas que padecían un “estómago pandémico”, lo que dejaba sin suerte a quienes padecían dolencias graves que requerían tales productos.

Publicidad

Incluso antes de la pandemia, una encuesta en línea de 2019 de más de 71.000 adultos encontró que casi un tercio informó que se vieron afectados al menos una vez por semana por los molestos síntomas del reflujo ácido, en el que una pequeña cantidad del contenido del estómago invierte el curso y retrocede en el esófago.

¿Cuáles son los síntomas?

Mantenga un peso corporal saludable, no fumar, ejercicio, reducir el café, el té y la soda y seguir una dieta saludable para el corazón forman parte de las recomendaciones.

Los síntomas comunes incluyen una sensación de ardor en el pecho, una sensación de un nudo en la garganta, eructos e hinchazón y regurgitación en la boca de alimentos muy ácidos y parcialmente digeridos del estómago. El reflujo también puede afectar el tracto respiratorio, provocando ronquera, sibilancias, goteo nasal, tos o asma. Pero el reflujo ácido persistente es más que molesto. Si ocurre con demasiada frecuencia y persiste durante demasiado tiempo, puede erosionar el revestimiento del esófago y aumentar el riesgo de desarrollar un cáncer mortal llamado adenocarcinoma de esófago.

Cinco manera de reducir el riesgo de reflujo

Un equipo de investigación de Harvard informó recientemente que muchas personas podrían evitar esta miseria siguiendo un estilo de vida anti-reflujo. Los investigadores analizaron encuestas de salud periódicas durante 12 años de más de 40.000 enfermeras e identificaron cinco características de estilo de vida que ayudaron a mantener a raya el reflujo ácido.

Publicidad

Cuanto más se adhieran las enfermeras a estos comportamientos, menor será el riesgo de desarrollar ERGE, el acrónimo popular de la enfermedad por reflujo gastroesofágico, la forma más persistente y potencialmente grave de reflujo ácido. Seguir los cinco comportamientos redujo el riesgo general de desarrollar síntomas de ERGE en un 37 por ciento.

¿Cuál es la diferencia entre reflujo de ácido gástrico y acidez estomacal?

  1. Mantenga un peso corporal saludable: Un análisis de la literatura médica dirigido por el Dr. Jesper Lagergren del Instituto Karolinska en Estocolmo encontró que la ERGE afectaba aproximadamente al 22 por ciento de las personas clasificadas como obesas, en comparación con aproximadamente el 14 por ciento de las que eran obesas. no obeso. Después de comer, un esfínter muscular en la parte inferior del esófago se abre para permitir que la comida ingrese al estómago y luego se cierra para evitar que se invierta. Un abdomen de gran tamaño puede ejercer una presión excesiva sobre este esfínter y puede evitar que se cierre cuando debería, permitiendo que el contenido del estómago ácido se filtre hacia el esófago.
  2. No fumar: El equipo del Dr. Lagergren descubrió que el tabaco puede extender el tiempo que tardan los alimentos ácidos en salir del esófago. En un análisis de 30 estudios, la ERGE afectó a aproximadamente el 20 por ciento de los fumadores, en comparación con aproximadamente el 16 por ciento de los no fumadores.
  3. Ejercicio: Aquellos que realizaban una actividad física de moderada a vigorosa durante al menos 30 minutos al día tenían menos probabilidades de desarrollar síntomas de ERGE, informó el equipo de Harvard.
  4. Reducir el café, el té y la soda: El riesgo de ERGE se redujo entre quienes consumían no más de dos tazas de café, té o soda al día.
  5. Siga una dieta saludable para el corazón: Aquellos que siguieron una dieta de estilo mediterráneo, por ejemplo, con frutas y verduras, legumbres, pescado, aves y granos integrales, pero poca o ninguna carne roja y otras fuentes de grasas saturadas, fueron menos Es probable que desarrolle reflujo ácido. La genética también puede afectar el riesgo de desarrollar reflujo ácido, por lo que las personas con antecedentes familiares del problema deberían evitar los riesgos mencionados anteriormente. Hacerlo también ayudará a proteger contra las principales causas de muerte como las enfermedades cardíacas, la diabetes y muchas formas de cáncer.
Los alimentos que muchas personas con ERGE encuentran más irritantes incluyen tomates y cítricos (como naranjas y toronjas) y sus jugos, café, bebidas alcohólicas y carbonatadas, comidas picantes, ajo, chocolate y menta.

Cómo manejar los síntomas

Si ya tiene reflujo ácido, hay mucho que puede hacer para minimizar los síntomas y quizás evitarlos por completo. En lugar de consumir comidas abundantes, coma las más pequeñas con más frecuencia. Minimice los alimentos grasos y omita las comidas fritas y rápidas por completo. Un amigo usa una freidora para lograr una piel crujiente en el pollo, pero yo prefiero el pollo a la parrilla y saltear la piel. Elija carnes magras (si come carne) y productos lácteos bajos en grasa o sin grasa, y evite comer dentro de las tres horas antes de acostarse. Además, trate de dormir como si estuviera en un sillón reclinable, con la cabecera de la cama más alta que el pie.

Publicidad

Soluciones caseras para aliviar el reflujo y acidez estomacal

Los alimentos que muchas personas con ERGE encuentran más irritantes incluyen tomates y cítricos (como naranjas y toronjas) y sus jugos, café (incluso descafeinado para algunas personas), bebidas alcohólicas y carbonatadas, comidas picantes, ajo, chocolate y menta. Hace mucho tiempo que cambié al jugo de naranja bajo en ácido, consumiendo solo unas pocas onzas al día para disolver un suplemento de fibra. También descubrí que el café instantáneo es menos irritante que el preparado, y bebo este último solo con alimentos para ayudar a proteger mi tracto digestivo.

Para contrarrestar un ataque inesperado ocasional de acidez estomacal, muchas personas usan un antiácido de acción rápida como Tums (carbonato de calcio) para ayudar a neutralizar el ácido del estómago. Un remedio más moderno, un bloqueador de los receptores H2 como Pepcid (famotidina), puede aliviar los síntomas en unos 20 minutos al bloquear los receptores de histamina en el estómago que desencadenan la producción de ácido.

Pero las personas que sufren de reflujo crónico pueden encontrar el alivio más efectivo con medicamentos llamados inhibidores de la bomba de protones, o IBP, que detienen la producción de ácido en el estómago. Las marcas populares, que se venden sin receta y en dosis más altas con receta, incluyen Nexium (esomeprazol), Prevacid (lansoprazol) y Prilosec (omeprazol). Se encuentran entre los medicamentos más vendidos en EE.UU.

Sin embargo, como cualquier medicamento, los medicamentos que combaten el reflujo pueden tener efectos secundarios, por lo que es posible que sea necesario realizar pruebas y errores para encontrar un producto que funcione mejor para usted. Además, los medicamentos deben usarse solo el tiempo que sea necesario para controlar los síntomas. Tomados a largo plazo, los IBP se han relacionado con un pequeño aumento del riesgo de desarrollar complicaciones graves, como enfermedad renal, osteoporosis, cáncer de estómago, infección por C. difficile y neumonía.

Publicidad

Por lo tanto, su mejor opción para evitar o controlar el reflujo ácido podría ser combinar los factores de estilo de vida descritos anteriormente con un curso de medicación recetada por el médico durante el tiempo que sea necesario.