El agua tibia con limón es una opción mucho más saludable que otras bebidas con sabor, como jugos o refrescos no dietéticos, que a menudo están cargados de azúcar.

Además, al añadir limón a su agua, agregará algunas vitaminas y nutrientes clave a su bebida, lo cual beneficiaría a su cuerpo.

Es importante señalar que ninguna bebida ni remedio natural pueden constituir una cura para ninguna patología, aunque sí puede ser un complemento a un estilo de vida saludable. Por otra parte, el agua tibia con limón puede ser una buena manera de aumentar la ingesta de líquidos a lo largo del día.

Cinco motivos para beber agua durante todo el día

Hay quienes consideran que esta bebida viene a ser una excelente forma de desintoxicar el organismo, en especial, por el aporte del limón. A continuación, te contamos los beneficios que puede tener el agua tibia con limón en órganos muy importantes para el cuerpo, como el corazón y el hígado.

Publicidad

Beneficios del agua tibia con limón para tu hígado

Imagen de una jarra de agua con limón. Foto: Unsplash

El limón es una de las frutas más ricas en vitaminas y minerales, y sobre todo, en antioxidantes que favorecen, no solo la desintoxicación del hígado sino también, la regeneración del mismo.

Hay que recordar que el hígado es un órgano con la capacidad de crear células nuevas y sanas, con lo cual, con un adecuado tratamiento y una correcta alimentación, podríamos mejorar más rápido de afecciones como, por ejemplo, un hígado graso. Según el portal Mejor con Salud, por cada 100 mililitros de zumo de limón, se obtiene:

Vitaminas

  • Vitamina C: 53 mg.
  • Vitamina B1: 0.04 mg.
  • Vitamina B2: 0.02 mg.
  • Vitamina B3: 0.1 mg.
  • Vitamina B5: 0.19 mg.
  • Vitamina B6: 0.08 mg.
  • Vitamina B12: 0 mg.
  • Vitamina B9: 0.011 mg.
  • Vitamina B7: 5.1 mg.
  • Vitamina E: 0.15 mg.

Minerales

  • Alfa Caroteno: 1 μg.
  • Beta Caroteno: 3 μg.
  • Beta Criptoxantina: 20 μg.
  • Licopeno: 0 μg.
  • Luteína y Zeaxantina: 11 μg.
  • Calcio: 26 mg.
  • Hierro: 0.6 mg.
  • Magnesio: 8 mg.
  • Fósforo: 16 mg.
  • Potasio: 138 mg.
  • Sodio: 2 mg.
  • Zinc: 0.06 mg.
  • Cobre: 0.037 mg.
  • Manganeso: 0.03 mg.
  • Selenio: 0.0004 mg.

Todos estos componentes, mezclados a su vez con agua tibia destilada y sin azúcar, aportarán unos beneficios enzimáticos y una cualidad ácida que, al llegar al estómago vacío, alcalinizarán el organismo.

Ayuda a tratar el hígado graso

Publicidad

El agua tibia con limón ayuda a prevenir la oxidación celular del hígado. Asimismo, regula la absorción de azúcares y de grasas, evitando así que el hígado tenga que trabajar en exceso.

Según un estudio, gracias a su alto contenido en antioxidantes y la acción alcalina del limón, logrará depurarlo. A su vez, le permitirá producir células nuevas y sanas. Además, el zumo de limón también es un antiséptico natural. Por tanto, ayuda a controlar las bacterias nocivas que pueden llegar con los alimentos.

Ayuda a tratar la cirrosis hepática

El limón es una de las frutas más ricas en vitaminas y minerales, lo cual resulta muy adecuado para complementar el tratamiento de un hígado con déficit vitamínico acusado.

Basta con tomar, cada mañana, un vaso de agua tibia con limón para fortalecer el hígado. Se recomienda tomar esta bebida durante cinco días seguidos y luego, descansar otros cinco.

Ayuda a depurar y eliminar los cálculos biliares

El zumo de limón es adecuado para tratar cualquier problema asociado a la vesícula biliar. Actúa facilitando el drenaje de los jugos biliares que contienen las piedras hacia el duodeno, para que no se acumulen en este órgano.

Beneficios del agua tibia con limón para tu corazón

Beber un vaso de agua tibia con limón de forma regular es un remedio sencillo que puede ayudar a mejorar la digestión así como prevenir infecciones de diversa índole.

Ayuda a regular la tensión arterial. y a que la sangre sea más fluida, evitando así trombos y cóagulos. También inhibe el crecimiento y desarrollo de bacterias peligrosas en la sangre.

Aporta elasticidad y resistencia a la venas y arterias, evitando así la arteriosclerosis, y evita que las placas de grasa se adhieran a las arterias, con lo cual previene un aumento en el índice de colesterol malo o LDL. (I)