La cafeína es un alcaloide legal, casi siempre en forma de café. Cuenta con un efecto sobre el cerebro que le permite al cuerpo estar más alerta. Su consumo moderado no es dañino. Sin embargo, el exceso puede traer problemas a la salud, de acuerdo a una publicación de literatura médica del Instituto Estadounidense de Medicina.

Qué molestias puede provocar el exceso de café:

1. Dolor de cabeza

Aunque comúnmente se aconseja beber café ante un episodio de dolor de cabeza, al bloquear a la adenosina, puede causar que circule menos sangre en los vasos sanguíneos del cerebro, lo que termina en dolores de cabeza, como los de la migraña.

2. Hipertensión

Mucha cafeína eleva la presión arterial, esto puede tener que ver tanto con el efecto estimulante que tiene en el sistema nervioso central como con el hecho de que causa vasoconstricción.

Publicidad

3. Insomnio

El efecto de estimulación de la cafeína bloquea a la adenosina, un neurotransmisor que influye en los estados de somnolencia.

Su consumo excesivo puede irrumpir en ciclos naturales de sueño, causando el insomnio.

4. Eleva el colesterol

El café puede tener como efecto elevar la concentración de colesterol en la sangre, que no solo se define con la cantidad de café que se consume, sino con su preparación.

5. Problemas digestivos

Entonces, el café no solamente tiene efectos sobre el cerebro, sino en otros órganos y sistemas del cuerpo. Algunos estudios apuntan a que el café tiene un efecto laxante, lo que podría deberse a que el café contribuye a liberar la hormona gastrina.

El consumo del café debe ser balanceado, con moderación y de preferencia filtrado.

No todo es malo

Luego de conocer este listado, un informe de la Asociación Americana del Corazón publicado esta semana indica que el consumo de café puede ayudar a disminuir el riesgo de desarrollar una insuficiencia cardíaca o de tener un accidente cerebrovascular.

Por ello, recomiendan una taza de café a la semana disminuye el riesgo de infarto en un 7% y de sufrir un accidente cerebrovascular un 8% en relación con quienes no toman café. (I)