Son varias las personas que después de comer, lo primero que se les viene a la mente es un dulce descanso, pero ¿es del todo recomendable dormir después de ingerir alimentos? Existen estas y más acciones que no debemos llevar a cabo tras haber disfrutado de un plato de comida. A continuación, te contaremos de qué se tratan.

El método Sawaya y cómo perder peso cuidando las calorías de los alimentos que consumes

Ciertas veces, sin estar lo suficientemente informados, corremos el riesgo de incurrir en algunos males para nuestra salud –sin ni siquiera saberlo–, por tanto, para nuestro bienestar basta con hacer cambios pequeños a largo plazo que nos ayudarán a manejar hábitos saludables en nuestra vida diaria.

En el caso de la ingesta de alimentos, no es solo el hecho en sí de comer lo que tiene relevancia, sino que es también importante asegurarnos de una buena digestión y quizás por ello sea necesario evitar unas cuantas acciones.

1. El sueño puede esperar

La edad, el estado de salud y el control sobre la cantidad de tiempo que descansamos durante el día son claves para que esos minutos tengan un buen impacto, restaurando nuestra energía y dejándonos listos para el resto de la jornada.

Otra de nuestras costumbres más arraigadas tras haber comido es la de tomar una siesta, pero lo cierto es que resulta un hábito realmente malo, ya que irse a dormir después de comer puede aumentar el nivel de acidez. Sería bueno esperar al menos dos horas antes de acostarse; de hecho, este es el tiempo que se suele recomendar para esperar a irse a la cama por la noche. De modo que será mejor evitar esa siesta de mediodía y tampoco es recomendable irse a la cama recién cenado, aconseja la médica internista Gabriela Altamirano.

2. Los cigarrillos

Entre algunas de las actividades que se deben evitar después de las comidas está la de fumar, que es algo que hacen muchas personas nada más acabar de comer, aunque lo ideal es esperar un tiempo y dejar que pase un rato antes de encender un cigarro.

Muchos estudios muestran que el tabaco dificulta la absorción de vitaminas y minerales por parte del cuerpo. Por este motivo principal, debemos esperar un poco antes de ponernos a fumar tras comer o cenar. De hecho, el tiempo que debe transcurrir entre la comida y el cigarrillo tiene que ser de al menos media hora (sobra añadir que sería mejor no fumar).

3. No es la hora del té

Una de nuestras costumbres tras comer es la de beber café, pero algunas personas suelen beber té. Esta bebida después de las comidas puede provocar la falta de absorción de hierro por parte del organismo. También en este caso es mejor esperar unas dos horas.

4. Tomar una ducha

Las duchas vienen mejor en momentos específicos del día, aseguran expertos consultados por la revista 'Best Life'. Foto: Pexels

Meterse al agua con el riesgo de entrar en contacto con una temperatura sensiblemente inferior a la de nuestro cuerpo puede provocar un corte de digestión. Hay que recordar los consejos que nos daban al ser pequeños y esperar al menos una hora para no cortar el proceso de la digestión.

5. La actividad física puede esperar

Foto: Freepik

Se recomienda evitar la actividad física después de las comidas principales porque podemos sentir un estado persistente de náuseas. Nuestro estómago necesita cierta tranquilidad para hacer la digestión correctamente, de modo que no es para nada bueno ponerse a correr o irse al gimnasio tras comer ya que podemos acabar sintiendo un auténtico malestar si todavía no hemos digerido la comida del todo. (F)