Las primeras horas de la mañana son un espacio para desarrollar actividades que requieran mucha concentración. Ya sean tareas laborales, domésticas o personales. Existen una serie de hábitos para aprovechar de la mejor manera las horas previas al desayuno.

No tomar “5 minutos más”

Una vez que el organismo despertó, volver a generar un nuevo ciclo de sueño, aunque sea corto, provoca un efecto de somnolencia durante el resto del día.

Hacer ejercicio

Publicidad

Imagen tomada de Pexels.

Salir a correr, encarar una rutina anaeróbica o acudir a un gimnasio en ese horario ayuda al control de la calorías y a activar el organismo.

Tomar agua

Hidratar el cuerpo antes del desayuno es un paso importante para comenzar la mañana con hábitos saludables. Los beneficios de beber agua van desde una mejora en la ingesta total de calorías hasta el estímulo para el funcionamiento renal.

Meditación o yoga

Tras un año de pandemia, lo más saludable es agradecer a tu cuerpo que te mantiene en pie y todo lo que hace a diario por ti.

También existe la posibilidad de tomarse unos 15 o 20 minutos para relajarse y practicar meditación. Esto permite lograr una desconexión con los pensamientos y las constantes tareas pendientes, así evitar el estrés.

Leer noticias

El tiempo de la mañana puedde ser aprovechado para informarse de los hechos recientes mediante el diario o las redes sociales. Esto no solo permite estar al tanto de los que sucede en el país y el mundo, también otorga la capacidad de tener temas dee conversación a lo largo del día. (I)