Es un lobo escapado de los cuentos de hadas, un pequeño títere de ojos grandes y pelaje amarillo, de nombre Súper Lobito, de apellido Tremendo. Dejó de perseguir cerditos para ser el superhéroe de una serie de videos creados por el arquitecto manabita Adolfo Cevallos, orientados a formar a niños de 6 a 12 años en cultura, artes, ciencias y valores.

Ahora también es uno de los candidatos a los premios MPrende, de la empresa ecuatoriana To Be Company. El más votado, también, al momento de esta publicación. De ganar con su proyecto, Cevallos podría iniciar la producción de nuevos episodios, estructurados en ocho módulos: Valores, Emociones, Yo me quiero, Mi cuerpo, Creatividad, Ciencia, Ambiente y Cultura.

¿Cuándo nació Súper Lobito? Fue creado, dice Cevallos, para sus hijos, que ahora tienen 16, 12 y 9 años. Todos, en diferentes etapas, han escuchado las historias del lobo, y actualmente el menor es acompañante de su papá, sugiriendo situaciones y manejando a otros títeres habituales, como El Niño y La Niña.

Súper Lobito Tremendo, personaje y programa educativo para niños, creados por el ecuatoriano Adolfo Cevallos. Foto: Cortesía

En los sketches, Cevallos trata de orientar al impulsivo Súper Lobito, mientras que este lo toma todo a juego y broma, pero no puede evitar aprender algo nuevo en cada corto. Para el concurso, ambos han emprendido la misión Jóvenes Brillantes, dirigida a “la etapa de oro de las virtudes”, los años escolares. Así, Cevallos está en proceso de desarrollar una aplicación para dispositivos móviles que concentrará los cortometrajes de Súper Lobito, pero también cómics, trivias y otros desafíos. Al superar los módulos, tendrán la oportunidad de asistir a sesiones en vivo con el personaje.

Publicidad

El creador de ‘Súper Lobito y los Jóvenes Brillantes’

Adolfo Cevallos es arquitecto y especialista en dirección de proyectos. Explica que Súper Lobito es la evolución de un personaje de voz que creó para su primer hijo, a quien le gustaban los programas de títeres. En él se contaban historias como la de Los tres cerditos, con un lobo feroz que siempre se equivocaba. “Comencé a crear esa voz, y así lo hacía dormir”.

Para cuando llegó el segundo hijo, el lobo había adquirido los aires de un superhéroe (y un sentido del humor manabita). Perdió lo feroz y se volvió tremendo. “Era un lobito que ayudaba a los demás y se enfrentaba a algunos villanos, pero también tenía amigos superpoderosos”.

El tercer niño empezó a crecer escuchando las historias, y entonces llegaron el coronavirus, el confinamiento. “Para entonces ya habíamos hecho algunos pódcast con la voz de Súper Lobito, con la participación de mis hijos y algunos de los miembros de mi familia, pero la pandemia nos obligó a reinventarnos. Usted sabe que todos sufrimos algo; yo me quedé en cero en algunos aspectos laborales”.

Cevallos administra la hostería ecológica Pacoche Lodge & Reserve, en Manta. “No tuvimos movimiento durante más de seis meses”. En Quito, donde estaban a inicios de 2020, decidieron aprovechar sus talentos y crear una comunidad educativa, Guardianes del Conocimiento, brindando clases de matemáticas, literatura, ciencias y otras materias. Antes de que esto pudiera despegar, la esposa de Cevallos vio una necesidad y tuvo una idea.

Publicidad

“Me dijo que los niños de los trabajadores de la empresa en que ella estaba necesitaban una distracción, al estar en confinamiento. “Sería bueno ofrecerles algo”. Entonces Súper Lobito dejó de ser un personaje imaginario, de voz, y adquirió forma. Cevallos lo dibujó, contactaron a una fabricante de títeres y le encargaron varias marionetas, entre ellas, el personaje amarillo con las siglas SLT en el pecho.

Pronto tuvieron tres grupos virtuales que interactuaban con el personaje mientras este jugaba, se equivocaba, pero terminaba aprendiendo algo nuevo. “Los niños se divertían muchísimo y comenzaron a pedir más. Todavía hay gente que me escribe para pedirme un saludo de Súper Lobito al hijo, a la nieta, al nieto”. Eso los motivó a participar en el concurso Mprende.

To Be Company, la organizadora, se dedica al coaching y a fomentar el emprendimiento, y como parte de un curso invitó a los alumnos a participar, entre ellos Cevallos, quien se aplicó a crear un nuevo video y logos. Las votaciones están abiertas hasta el 20 de junio. Se permiten hasta cinco votos por usuario en ese plazo. Luego, un jurado filtrará a los primeros seleccionados por el público, y los finalistas tendrán opción de afinar sus propuestas para una votación definitiva. El ganador recibirá un capital para desarrollar su propuesta.

“Tenemos un lema que salió de un taller que hicimos con mi esposa: ‘Somos portadores de luz y alegría’”, dice Cevallos. “Entonces intentamos utilizar nuestros talentos para entregar cosas que puedan ser divertidas y sanas. Yo tengo al Súper Lobito, mi hermana y mi cuñado me ayudan con el diseño gráfico, mi esposa está terminando de escribir un libro sobre desarrollo personal, mi suegra publicó un libro de poesía y mi hijo de 12 años acaba de escribir la primera parte de un libro de aventuras, y estamos ayudándolo con la edición y publicación”.

Publicidad

Foto: Cortesía

El deseo de Cevallos y su familia es formar una comunidad cultural, pues no han abandonado la idea de Guardianes del Conocimiento. “Nosotros damos el ejemplo, sacando todo el talento y las ideas que tenemos, pero otras familias pueden aprovechar esa plataforma para liberar su potencial creativo”.

Súper Lobito ha entrado a una etapa de estructuración, pregrabaciones y planificación de nuevo contenido. “Pero no creo que cambie mucho, la espontaneidad la vamos a mantener y la diversión también, pero vamos a darle estructura para que todo pueda ser reunido en una aplicación. Usted se suscribe y puede entrar y tomar los módulos”.

Los temas del programa, añade Cevallos, son universales: vivir con alegría, hacer lo correcto. “Son valores muy básicos, pero que dependen de la rutina y el día a día de los niños, hasta los 12 años, que es hacia donde va la propuesta del Súper Lobito Tremendo”. (F)