Ordenar el escritorio, regar las plantas o doblar la ropa: estas tareas domésticas están lejos de ser el colmo del hedonismo. Sin embargo, a menudo me sorprendo anhelando el placer y comodidad de ese tipo de pequeñas tareas repetitivas.

Si estoy esperando una llamada telefónica importante, o no he podido escribir ni una palabra del artículo que debo entregar ya, inevitablemente reorganizaré mi colección de discos o limpiaré los papeles esparcidos por mi oficina, y me sentiré muy relajado.

No soy el único. Al enfrentar el estrés de la pandemia, muchos reportaron haber encontrado un interés renovado en cuidar sus hogares como una forma de hacer frente a la incertidumbre.

Cuidar de nuestros espacios tiene un beneficio psicológico, pues nos da un mayor sentido de control sobre nuestras vidas. Foto: Shutterstock

Hasta en YouTube hay videos de gente haciendo sus tareas domésticas, con millones de visitas para los más populares.

Publicidad

Los psicólogos señalan que existen muchos mecanismos potenciales que podrían explicar el placer perfecto de pasar el rato ocupándose de tareas pequeñas y, posiblemente, hasta te alienten a hacerlo con más frecuencia.

Superficialmente, puede ser útil porque ocupa la mente, y dedicamos menos tiempo a preocuparnos. Si la formas estructuradas de meditación, por ejemplo, no son difíciles, las tareas del hogar pueden anclarnos en el aquí y ahora.

Pero eso dependerá de dónde pongamos nuestro foco.

En un estudio en el que se le pidió a los participantes que lavaran platos, los que se involucraron completamente con la experiencia sensorial reportaron un estado de ánimo significativamente mejor.

Publicidad

Foto: Shutterstock

Esto incluyó una reducción del nerviosismo e incluso una sensación de “inspiración”, como si la inmersión en la actividad simple les hubiera refrescado la mente.

A diferencia de otras actividades que distraen, como jugar juegos de computadora o ver televisión, las pequeñas tareas tienen la ventaja de ser proactivas y útiles, lo que aumenta nuestro “control percibido”.

Cuando nos sentimos ansiosos, una sensación de impotencia puede aumentar la respuesta fisiológica al estrés, incrementando los niveles de hormonas como el cortisol.

A largo plazo, la sensación de impotencia puede incluso dañar la función del sistema inmunitario.

Publicidad

Idealmente, nos ocuparíamos directamente de la situación perturbadora en sí. Pero la investigación indica que podemos obtener una percepción de control a partir de actividades que tienen poco efecto en la situación que nos está molestando.

“No necesariamente tiene que alinearse con el control real, siempre que creamos o sintamos que tenemos el control”, dice Stacey Bedwell, psicóloga del Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia del King’s College de Londres.

El simple hecho de poder cambiar nuestro entorno puede crear una sensación de agencia que es beneficiosa, dice, lo que puede explicar por qué limpiar y organizar nuestros hogares puede ser tan terapéutico.

Algunas de las pruebas más intrigantes provienen de estudios de personas mayores.

Publicidad

Cuidar de las plantas es una excelente opción para relajarse y disfrutar de la propia compañía. Foto: Shutterstock

Un estudio clásico es el de la profesora Ellen Langer en la Universidad de Harvard y la profesora Judith Rodin en la Universidad de Yale.

Se llevó a cabo en un hogar de ancianos, donde los participantes se dividieron en dos grupos.

A los primeros se les permitió apropiarse de su habitación, acomodando los muebles como quisieran, y se les entregó una planta que debían cuidar ellos mismos.

Al segundo grupo, se le dijo que el personal podía encargarse de todo; ni siquiera tenían que regar su planta.

Durante los siguientes 18 meses, los residentes que fueron alentados a asumir la responsabilidad de su habitación disfrutaron de una mejor salud física y tuvieron menos probabilidades de morir.

Es posible que estos participantes hicieran un poco más de ejercicio que los demás. Sin embargo, dada la investigación sobre los efectos negativos de la indefensión, Langer y Rodin argumentaron que el beneficio era principalmente de origen psicológico, proveniente de su mayor sentido de control sobre sus vidas.

Los beneficios no terminan ahí.

Si tus pequeñas tareas son para organizar y ordenar, al final un entorno más ordenado es en sí mismo una forma de consuelo.

Como escribe el psicólogo de la Universidad de Michigan Ethan Kross en su libro “Chatter: The Voice in Our Heads and How to Harness It”: “Estamos incrustados en nuestros espacios físicos, y las diferentes características de estos espacios activan fuerzas psicológicas dentro de nosotros, que afectan cómo pensamos y sentimos.

Si vemos orden afuera, eso nos ayuda a sentirnos un poco menos caóticos por dentro.

“[Es] reconfortante porque hace que la vida sea más fácil de navegar y más predecible”.

Bedwell señala que esto puede evidenciarse en tu capacidad de concentración.

“Si estás sentado en la mesa de la cocina con tu computadora portátil rodeado de desorden, los estímulos visuales que tu cerebro tiene que procesar continuamente mientras intentas concentrarse en la tarea en cuestión son muchos”, dice.

“Elimina el desorden visual y podrás concentrarse mucho más fácilmente”.

Estudios con imágenes cerebrales respaldan este punto de vista.

En general, se observa una actividad cerebral mucho mayor a medida que aumenta la cantidad de objetos que distraen dentro de una escena, con cada objeto compitiendo por nuestra atención. Esto puede hacer que tu cerebro se canse y luche por mantener su enfoque durante largos períodos de concentración.

Es importante destacar que no es necesario que elimines el desorden para evitar que esto ocurra, simplemente reorganízalo.

Organizar objetos en grupos, por color, por ejemplo, puede proporcionarle al cerebro pistas más obvias para navegar en el caos, reduciendo parte de la confusión neuronal y mejorando el enfoque.

Al reducir la ansiedad, calmar las respuestas al estrés, aumentar la concentración y desencadenar la liberación de endorfinas, no es de extrañar que muchos nos dediquemos a las tareas del hogar tan pronto como nos enfrentamos a la incertidumbre.

Como todas las actividades, el alcance de estos beneficios estará influenciado por sus gustos personales y las asociaciones que vincule con las tareas.

Sabemos, por ejemplo, que los efectos de ejercicios como correr pueden ser moderados por la mentalidad de las personas; aquellos parten con la expectativa de regresar con la mente despejada después son los más propensos a lograrlo. Ordenar, limpiar, clasificar y ordenar no será diferente.

Si eres reacio a las tareas domésticas y sólo recoges un trapo bajo presión, no disfrutarás de estos placeres.

Pero los hogareños ahora podemos entender por qué nuestra fructífera inquietud puede ser un bálsamo para la mente inquieta. (F)

* David Robson es escritor científico y autor de The Expectation Effect: How Your Mindset Can Transform Your Life.