Recogí a una perrita abandonada en la calle. Es negra y mestiza, de tamaño mediano. Estaba muy desnutrida, decaída, y parece de avanzada edad, ya que muestra canitas en la cara. Pero más me sorprendió cuando vi que tiene un tumor en la zona genital. Es como una masa rojiza y sangrante que se observa dentro de la vulva, del tamaño de un limón grande. Luce feo y huele mal. ¿Qué es? ¿Puede curarse?

Carlos, Guayaquil

Estimado lector: El problema del TVT es, en parte, cultural. Es una enfermedad venérea que se puede prevenir, evitando que los animales deambulen en la calle, donde la contraen. Y si se detecta, hay que tratarla a tiempo.

Sin embargo, las personas optan por deshacerse del animal, convirtiéndose en un foco de contagio en la calle. Otro problema que he notado es que suelen pensar que es un tratamiento costoso, pero no es así. Es a base de quimioterapia (inyecciones) y dependerá del tamaño del tumor, pero son alrededor de cuatro quimios.

Aunque antes de realizarla, hay que hacer un examen de sangre para garantizar que la mascota no tiene problemas hepáticos o renales, ya que de tenerlos la quimioterapia la afectaría mucho.

Lucila Sylva Morán, veterinaria y docente

098-877-7241