No encuentro la manera de ayudar a mi hijo. Él tiene 3 años y cuando nació le dio una infección. Tardó mucho en caminar, con terapia. Aún no habla, pero tiene un movimiento constante en las manos. Se golpea, vira los ojos, camina de puntitas. Según quienes lo han examinado, aún no me pueden decir si es autista, porque dicen que debe cumplir al menos 5 años. Guardé las células madre de su hermana para ver si en un futuro se lo ayuda. Se le han hecho exámenes de cariotipo, tomografía y electrocardiograma: no sale nada. El pene del niño es del mismo tamaño desde cuando nació. Antes de cumplir los 3 años convulsionó tres veces. Los doctores dicen que es un caso raro. No sé a quién recurrir.

Liliana,

Portoviejo

Estimada Liliana, lo ideal es hacer una evaluación en varias áreas. Caminar de puntillas y mover las manos, así como autoagredirse, son comportamientos autistas, pero para diagnosticar se evalúan de 12 a 17 comportamientos que se presenten de manera constante. En el caso de que no sea así, el niño estaría dentro de los trastornos generalizados del desarrollo.

Nos indica que su hijo tiene el antecedente de convulsiones. Estas producen unas alteraciones a nivel neurológico que son irreversibles. Hay que empezar a trabajar con el niño incluso antes de realizar las evaluaciones, porque con la interacción esos comportamientos tienden a disminuir.

Es muy difícil dar un diagnóstico de autismo en una persona de tan corta edad. Se trata de una condición multifactorial, con todos los antecedentes (proceso de embarazo, etapa perinatal y posnatal), y es necesario interactuar con el paciente por tiempo prudencial (dos semanas, un mes o un poco más) para luego de eso hacer test o pruebas. Pues en muchos casos puede haber falsos positivos.

Podría ser, más bien, daño neurológico por la infección que tuvo al nacer y por las convulsiones recientes. Ustedes necesitan una entrevista con un especialista, pues el trabajo también se hace con los padres (y otros cuidadores del niño), para brindarles tranquilidad. Ustedes sí pueden ayudar a su hijo, con técnicas y estrategias adecuadas. Incluso si el niño asiste a un centro de terapia, esta debe continuar el resto del día, todos los días, de la mano de los padres.

Luis Merchán, docente en Educación Especial y Discapacidad Cognitiva, máster en Orientación Conductual, terapeuta psicoeducativo del método ABA.

Teléf.: 098 789 8180.