No me reproches

que no sepa darte amor

Me has enseñado tú

Publicidad

Tú has sido mi maestro

para hacer sufrir

Si alguna vez fui mala,

Publicidad

lo aprendí de ti

No digas que no entiendes

Publicidad

cómo puedo ser así

Si te estoy haciendo daño,

lo aprendí de ti

Me has enseñado tú

Publicidad

Maldigo mi inocencia

y te maldigo a ti

Maldito el maestro

y maldita la aprendiz

Maldigo lo que hago

y te lo debo a ti

Malú

Nos describe un aprendizaje de sufrimiento en una relación; probablemente no se acepta el hecho de haber elegido a una persona, y luego tener que continuar. Es el reclamo de cuando alguien nos miente, y eso ya nos sabe ácido y molesto; al no encontrar satisfacción buscamos culpar a alguien para no responsabilizarnos de nuestra elección.

Es una descripción clarísima de lo que sucede en las relaciones de pareja, en las que la disfuncionalidad en la elección y en la aceptación está muy marcada, y no hay conciencia de que cada uno es responsable de lo que aprende del otro; más bien nos excluimos del sentido de responsabilidad, y culpamos a la otra persona porque ‘nos enseñó’ a ser como somos.

Esta es la dinámica víctima-victimario, en la que la primera luego se convierte también en victimaria.

Maldecir al ‘maestro’, al que enseñó, y a la persona que decidió poner en práctica lo que aprendió, es muy frecuente en las culturas latinoamericanas. Esto evidencia el sinsentido de la concepción de que soy responsable de elegir y de aprender, y no solo de repetir lo que me enseñaron. Maldecimos porque no sabemos cómo dejar de hacer esto que nos daña; nos agrada esa otra persona, pero estamos atrapados en un círculo vicioso de mentiras, violencia y malestar.

Muchas mujeres y hombres (más ellas que ellos) viven en ese círculo, en el que creen que todo lo que aprendieron tienen que cumplirlo, y no es así. Se puede detener, desaprender y cambiar formas de comportamientos autolesivas o autodestructivas por el amor propio con voluntad. Esa es una opción que todos tenemos, y podemos lograrlo alfabetizándonos y educándonos emocionalmente.

Gino Escobar
psicólogo y terapeuta, promotor de salud emocional.
IG: @ginobudista