El mar de Mármara, en Turquía, está cubierto con una capa de mucílago o moco marino, una sustancia gelatinosa que se forma cuando las algas están sobrecargadas de nutrientes, debido al cambio climático y la contaminación del agua.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, se ha comprometido a salvar los mares del moco marino, que ha sofocado a los peces y ha impedido que los pescadores hagan su trabajo.

De acuerdo con los medios locales, el moco se forma por la proliferación de las microalgas llamadas fitoplancton. Al momento, ha descendido unos 30 metros por debajo de la superficie del mar en algunas regiones del Mármara.

La mayor razón para esto es que la temperatura del agua en la región está en 2,5 grados por encima del promedio en los últimos cuarenta años, reportó la agencia EFE.

Publicidad

Niños caminan por la costa de Estambul, el pasado 19 de mayo. Foto: Shutterstock

Business Insider, por su parte, recordó que el moco marino fue reconocido por primera vez en 2007, y en años posteriores, en el mar Egeo, cerca de Grecia. Este último brote en Estambul parece ser el más grande en la historia, afectando a las comunidades locales, indicó la BBC.

El presidente Erdoğan culpó a las aguas servidas no tratadas que llegan al mar, a las temperaturas elevadas, y expresó su temor de que el fenómeno se extienda al mar Negro. “El problema será enorme. Necesitamos tomar medidas sin demora”.

Foto: -- ERDEM SAHIN

Su gobierno ha despachado a un equipo de 300 personas a investigar las potenciales causas de la contaminación.

Botes viajando a través del mar de Mármara han tenido que abrirse paso a través de la viscosidad, y se han enfrentado al bloqueo de sus motores y redes.

Publicidad

Foto: -- ERDEM SAHIN

Los buzos han reportado que grandes números de peces y otras especies están muriendo por asfixia.

El profesor Bayram Ozturk de Investigación Marina de Turquía advirtió que esos problemas continuarán a menos que haya inversión en tratar y purificar las aguas de desecho que salen de Estambul.

“Debido al sobrecrecimiento del mucílago, muchas especies están bajo amenaza, incluyendo ostras, mejillones y estrellas de mar. Es una catástrofe”. (I)