En Ecuador se conmemoró ayer el Día Mundial del Reciclaje con cifras complejas. Según el Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica (Maate), en el país se generan 4,06 millones de toneladas métricas de residuos al año. De estas, el 62 % constituyen residuos orgánicos, el 25 % son reciclables y el 13 % son de otro tipo. De este total, apenas el 4 % se recicla.

Si bien empresas privadas han empezado a elaborar programas de clasificación de desechos, son los recicladores de base los que llevan el peso de la recolección de reciclables.

Más del 80% de botellas plásticas PET se recogen en Ecuador, pero hay preocupación en la industria por futuro incierto del impuesto redimible

La mayoría de los municipios no clasifica los desechos, tienen sistemas de recolección poco eficientes y en el mejor de los casos cuentan con rellenos sanitarios que están por colapsar. Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos, 111 cabildos tienen rellenos sanitarios, 69 disponen de celdas emergentes y 40 cuentan con botaderos a cielo abierto.

Por ejemplo, Quito, desde principios del 2022, tiene un problema con la recolección de basura donde se ha constatado que lo que se hace con los residuos es acumularlos en terminales de transferencia para solo enterrarlos.

Publicidad

Jorge Oviedo, especialista en manejo de residuos de la consultora Costecam, dice que en el tema de reciclaje el país ha realizado esfuerzos incipientes y lejos de estándares altos.

Además, afirma que las pocas iniciativas en Ecuador han ido creciendo de forma lenta. Destaca el trabajo de la Red Nacional de Recicladores (Renarec). De hecho, para “dignificar” el trabajo de los recicladores, el Maate junto con el Ministerio del Trabajo desarrollaron la certificación de cualificación profesional Reciclaje de Base. Se beneficiarán 50.000 recicladores.

Para Oviedo, si bien este tipo de reconocimientos son merecidos, se debe trabajar en lineamientos de fondo e inclusión social cuyos principales gestores sean los cabildos.

También hay tintes políticos, imposiciones sociales, temas económicos y falta de conocimiento técnico sobre la gestión integral de los residuos sólidos. Además, hay una falta de educación por parte de la ciudadanía que sigue botando desechos en quebradas y terrenos baldíos”, señala.

Publicidad

La recolección de basura en deficiente en todo el país. Foto: Archivo

Otro de los problemas que existen en el país es la forma en la que se negocian los contratos de recolección de residuos de los municipios, dice Jorge Mórtola, presidente de la Asociación Ecuatoriana de Plásticos (Aseplas). Añade que se paga por tonelada y los recolectores buscan “meter todo” en los camiones sin clasificar.

Una planta de reciclaje da ‘segunda vida’ a plásticos y cartones; se usan para fabricar nuevos productos

Coincide con Oviedo sobre los tintes políticos, ya que el valor de la recolección, clasificación y reciclaje de los desechos elevaría la tasa que se cobra y esto “no es bueno en época de elecciones”.

“Ecuador ya firmó un convenio donde se comprometió a suscribir un tratado en el que se establezca de manera obligatoria la reducción del consumo de plástico virgen y buscar mecanismos para reutilizar el plástico que ya se produce. Lo que significa que hay que evitar que los residuos plásticos vayan a los rellenos”, dice.

Mórtola afirma que no todo es negativo y destaca que en Ecuador el 80 % de botellas plásticas PET que se producen son recolectadas para su reciclaje y esto gracias al impuesto redimible. Añade que la industria se ha tecnificado para producir resina plástica. Aunque varias oenegés han denunciado que empresas ecuatorianas importan basura plástica de países como Estados Unidos para elaborar la resina.

Publicidad

Entre 2018 y 2021, el país importó 47.596 toneladas de desechos plásticos, según un estudio publicado por Alianza Basura Cero Ecuador y la Universidad Andina Simón Bolívar. Estas cifras, indica el estudio, convierten al país en el tercer importador de desechos plásticos de Latinoamérica.

Eso se ha escandalizado. Si tú compras residuos a cinco centavos, le agregas valor acá en el país y luego los vendes en 25 centavos, Ecuador está ganando. Es ilógico pensar que las empresas traen basura para perder plata. Traen residuos para convertirlos en, por ejemplo, elaborar fundas de alto espesor que se venden en Centroamérica, Estados Unidos y Europa’', indica Mórtola.

El ejecutivo indica que la importación se da por falta de materia prima en el país, ya que los residuos plásticos, excepto el PET, no se recogen: “Los municipios deben ponerles un impuesto redimible a las fundas, sorbetes, vasos y la gente los va a recoger”. (I)