El plástico es uno de los materiales más contaminantes del planeta, afectando especialmente a los océanos. Para proteger al medioambiente y reducir su uso de plástico, muchas personas han empezado a reciclar las botellas y a rellenarlas después de que se acabó su contenido inicial.

Aunque se debe destacar la iniciativa de evitar el desperdicio, reutilizar una botella de plástico muchas veces puede ser contraproducente para la salud.

Vidrio o plástico: ¿cuál es mejor para el medio ambiente?

De hecho, puede resultar muy peligroso al tomar en cuenta los componentes químicos del plástico y las bacterias que se forman en estos espacios con el tiempo.

Publicidad

Los microplásticos de las botellas, después de 24 horas, se transportan al agua potable almacenada en la botella. Así lo descubrió una investigación de la Universidad de Copenhague.

Los microplásticos han sido encontrados en el agua, la comida y el aire.

Mientras que un estudio de la revista científica Frontiers in Chemistry en 2019 se demostró que 93% de 259 botellas analizadas producían contaminación por microplásticos.

Otro peligro al reusar la misma botella de plástico por mucho tiempo es que empiezan a proliferar las bacterias, específicamente por el aumento de la humedad, el calor y la debilitación del plástico.

Publicidad

Además, al transportar la botella a todos lados, o al cogerla con manos sucias, se acumulan más bacterias.

Cuando beber agua en exceso puede provocar la muerte

Entre las bacterias que pueden acumularse se encuentran la Escherichia coli, el Staphylococcus aureus, los Pseudomonas y los hongos. Si en la botella se guardan líquidos como leche o caldo, cualquier cosa que no sea agua, el riesgo de las bacterias aumenta.

Publicidad

Por eso, no se recomienda reusar una botella de plástico más de dos o tres veces. Y cada vez que se va a usar de nuevo hay que lavarla exhaustivamente con jabón.

Lo ideal es no seguir comprando botellas de plástico y adquirir un termo que se pueda rellenar y que sea más duradero. (I)