Las tejas metálicas son un material para techos bastante común. Este material para techos está conformado por una robusta chapa de acero galvanizado con un revestimiento de polímero multicapa en varios tonos.

La base de este material para techos es una lámina de acero, cubierta con una capa de zinc. Además, para una mayor protección y generar cierto color, la hoja se cubre con una capa de materiales poliméricos.

La arquitecta Verinca Paolasso menciona que las ventajas de los techos de metal son:

  • Peso relativamente bajo
  • Amplia gama de colores
  • Venta de material junto con los accesorios necesarios para la instalación
  • Respeto al medio ambiente
  • Costo asequible
  • Facilidad de instalación

De acuerdo con la compañía de seguros MAPFRE, este tipo de techos son bastante económicos, manejables, duraderos y fáciles de colocar. Incluso, recalcan su versatilidad y adaptabilidad.

Sin embargo, también se encuentran algunas deficiencias en las baldosas metálicas; se puede observar que:

  • Puede que no sea conveniente para todos los climas.
  • Se usa estrictamente para un techo final, a diferencia del techo de hormigón.
  • Durante las lluvias o con vientos fuertes, proporciona un alto nivel de ruido

“La durabilidad de este tipo de material es muy larga, ya que un techo de metal de poca calidad puede durar más de 20 años, que sería el doble de tiempo que dura un techo de material de asfalto promedio. Además, techos de metal como son el cobre, acero inoxidable, aluminio y el zinc tienen incluso una durabilidad de más de 100 años”, indica el sitio web de Cubiertas Diansa.

Además, la compañía de construcción, Cubiertas Diansa detalla que los techos de metal se están convirtiendo en uno de los tipos de techos preferidos debido a su material, ya que no necesita mantenimiento ni cuidados especiales. (I)