Un cascanueces sonríe desde la repisa de la sala, un ciervo adorna la ventana. Los adornos rojos del árbol reflejan la luz de las velas, y junto a ellos cuelgan bolitas rojas. Platos navideños, volados y encajes decoran la mesa.

La imagen puede remitir al salón de estar de alguna bisabuela europea durante la Nochebuena o parecer la descripción del escaparate más bonito de una gran tienda durante el Adviento. Sin embargo, es la tendencia en decoración para la Navidad 2021.

¿Significa esto que se va a volver a celebrar la Navidad como en los buenos viejos tiempos? La experta alemana en tendencias Gabriela Kaiser, que analizó los productos de Adviento disponibles en los comercios, afirma que la idea es que este año las celebraciones navideñas sean más bonitan que nunca antes.

El rojo es el color tradicional para la celebración navideña. Foto: Ambiente Europe B.V./TrendXpress/DPA. Foto: El Universo

El objetivo es recrear una Navidad fantástica similar a las de los libros de cuentos infantiles. ¡Mientras más recargado, mejor! Actualmente está de moda lo nostálgico, lo fantástico al estilo de los cuentos de hadas.

Publicidad

Podría argumentarse que la decoración navideña siempre fue así. Pero el hecho de que haya tanto de esto en todos los diferentes estilos de decoración es bastante llamativo. De acuerdo con los analistas en tendencias, esto se debe a varios motivos.

Por un lado, uno muy importante es que se están viviendo tiempos de incertidumbre debido a la pandemia, en los que los elementos asociados a la infancia brindan inconscientemente una sensación de bienestar. “Este recuerdo tiene un efecto reconfortante: crea una sensación de comodidad y confianza”, afirma la buscadora de tendencias alemana Claudia Herke, que analiza las novedades para la feria Christmasworld de Fráncfort.

Una bola de árbol de Navidad de la colección Hutschenreuther se pudo ver el 8 de febrero de 2019 durante la feria de bienes de consumo Ambiente en Frankfurt (Alemania). Foto: El Universo

Un árbol navideño como salido de un libro de cuentos de hadas

Muchas personas repiten las antiguas tradiciones familiares o las redescubren en la edad adulta. Este fenómeno se observa en muchos ámbitos, como por ejemplo en la moda o en la elección de los muebles: a los nietos les vuelve a gustar lo que le gustaba a la abuela.

Sin embargo, la generación de los padres, que se encuentra en el medio de estas dos, puede prescindir tranquilamente de todas estas cosas. Esto significa que los jóvenes comienzan a festejar la Navidad de una manera que ellos mismos no experimentaron nunca antes. “O dicho de otro modo: solo habían sido testigos de ese tipo de Navidad hojeando libros infantiles o viendo viejas películas”, indica Kaiser.

Publicidad

“En todo buen cuento de hadas, el clásico árbol de Navidad está decorado con bolas rojas. Y en el suelo hay un caballito de madera y un pequeño tren a vapor”, ejemplifica. Sin embargo, estas no son las únicas piezas decorativas de moda que interpelan al consumidor a un nivel emocional.

Motivos relacionados con la naturaleza como hojas, nueces, ramitas o piñas simbolizan un “contrapunto al tedio digital”, asegura Herke. Añade que representan el mismo tipo de desaceleración que puede generar un paseo por un bosque tranquilo.

Esto también permite tomar consciencia del Adviento y del invierno, una época gélida en muchos países, en la que la gente pasa comparativamente poco tiempo al aire libre. Es entonces el momento de llevar la naturaleza a casa y hacer que el entorno hogareño sea especialmente bello y acogedor.

Decoraciones exuberantes

A esto se suma otra tendencia: muchos están decorando actualmente sus casas de forma comparativamente más opulenta y elaborada que hace unos años. Gabriela Kaiser utiliza el término “altamente decorado” para esto. Una de las razones para ello, en su opinión, es que todavía reina la sensación de que hay que recuperar muchas cosas.

“El año pasado hubo muchas restricciones durante la época navideña debido a la pandemia. Muchas personas no pudieron celebrar juntas. Así que la última celebración fue un poco reducida”, recuerda. Y ahí se cierra el círculo: la Navidad de 2021 debería poder compensar y brindar muchas cosas. Por eso, la idea es que el hogar se vea lo más agradable posible. Como antes. O como en los libros para niños. Porque es lo que el corazón necesita en este momento. (I)