Queridos lectores, esta tarta es una delicia, perfecta para servirla como una entrada, parte de un brunch o en la tarde con un café, es superfácil y seguro les va a encantar. Además, si quieren pueden convertirla en una muy versátil tarta de legumbres variadas, ¡usen su imaginación!

Espero que la disfruten y agradezcan a su cocinero de hoy.

Tarta de tomates

Masa:

  • 1 taza de harina
  • ¼ taza de mantequilla
  • 1 huevo
  • 2 cucharaditas de agua fría
  • ½ cucharadita de sal

Relleno

Publicidad

  • 5 tomates medianos
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal o al gusto
  • ½ cucharadita de pimienta
  • ½ taza de queso mozarela
  • ½ taza de queso amarillo tipo suizo
  • 1 cucharada de hojitas de orégano limpias

Preparación:

  1. En un tazón ponga la harina con la mantequilla suavizada, el huevo, agua y sal y mezcle muy bien hasta conseguir una mezcla homogénea. Cúbrala y déjela reposar una media hora.
  2. Tenga a la mano un molde de tarta, preferible de los que se desmoldan. Sobre un papel plástico o encerado, alise la masa, levante la masa con el papel y ponga sobre el molde de tarta con la parte de la masa hacia abajo, con cuidado retire el papel del molde y pinche la masa con un tenedor para que al momento de hornear no se infle.
  3. Cubra con papel aluminio y hornee la masa a 350º F o 175º C durante 15 minutos. Luego retire el papel aluminio y deje hornear 15 minutos más hasta que la masa esté dorada. Retire del horno y téngala lista.
  4. Pele los tomates y corte rodajas gruesas, de tal manera que le salgan dos buenas rodajas de cada tomate. Póngales sal y pimienta. En una sartén grande ponga el aceite de oliva y fría las rodajas de tomate por ambos lados, apenas estén doradas retírelas del fuego y acomódelas en la tarta de tal manera que le quede cubierta de tomates. Espolvoree media cucharada de orégano sobre los tomates.
  5. Ahora riegue sobre toda la tarta el queso mozarela y el queso suizo distribuyéndolo encima para cubrir los tomates.
  6. El resto de los tomates que le quedaron córtelos como en cuadrados grandes y fríalos en la misma sartén hasta que estén doraditos, póngales un toque de sal y pimienta. Distribuya estos cuadraditos encima del queso y termine con la otra media cucharada de orégano encima.
  7. Lleve la tarta al horno a 350º F o 175º C y deje que se derrita bien el queso. Le va a tomar 15 o 20 minutos. Retire la tarta del horno y con cuidado desmóldela sobre una linda fuente redonda. Sírvala bien caliente.

Nota: Rinde 8 a 10 porciones aproximadamente.