Cada vez más los productos de origen vegetal que reemplaza la carne han ido ganando espacio en las perchas de supermercados y tiendas del mundo. En el caso de Ecuador este no es la excepción.

Los ecologistas han promovido en los últimos años la sustitución de las carnes de origen animal por las de vegetal como opción para evitar el despilfarro alimenticio y contra el cambio climático. Sin embargo, en lo que concierne a la nutrición aún hay debate entre los especialistas.

¿Qué es la carne vegetal?

La carne vegetariana está hecha a base de productos de origen vegetal. Tiene habitualmente forma de hamburguesa, y está hecha a partir de soja o el tofu. A veces es fabricada como cortes de pollo.

Los últimos avances en la materia incluyen ingredientes de síntesis, como el hemo, derivado de la hemoglobina, para darle un sabor “sanguíneo”.

Publicidad

Otra versión cuenta con el favor de la industria agroalimentaria: se trata de carnes creadas en laboratorio, a partir del cultivo de células animales, así como de proteínas microbianas y hongos.

¿En qué aporta contra el cambio climático?

Estos sustitutos permiten reducir un consumo de carne considerado excesivo para la salud y el planeta, en particular en los países del hemisferio norte.

A principios de abril los expertos del clima de la ONU (IPCC) volvían a recordar la importancia de la “transición hacia regímenes con proteínas vegetales”, lo que reduciría el impacto colosal de la ganadería, un sector que consume grandes cantidades de energía y libera mucho CO2.

Sustituir el 20% del consumo mundial de carne bovina y de cordero con proteínas microbianas podría reducir a la mitad la deforestación y las emisiones de CO2 relacionadas con la agricultura de aquí a 2050, estima un reciente estudio publicado en la revista Nature.

Publicidad

Las imitaciones de carne “no son una solución mágica para resolver todos los problemas. El trigo o la soja ya son muy problemáticos en términos de agotamiento de la biodiversidad o del suelo”, explica Olivier de Schutter, copresidente de un panel internacional de expertos independientes IPES-Food de la ONU.

Industrialización

“Vegetal” no significa necesariamente “natural”, y algunos expertos resaltan el carácter industrial y ultraprocesado de estos productos.

Muchos de los productos que se venden en grandes superficies contienen grandes cantidades de azúcar, de grasa, además de los aditivos, colorantes y agentes para darles un aspecto similar al de la carne. (I)