Publicidad

Recordar a Joaquín Gallegos Lara el 15 noviembre

"Leyendo Las cruces sobre el agua, cuando era adolescente, tuve mi primer acercamiento a este hecho. Lloré la muerte de Alfredo Baldeón, aquilaté el sentido de la amistad que demostró Alfonso Cortés".

Foto: redaccion

Joaquín Gallegos Lara nació en abril (el 9 de abril de 1909), pero en cada noviembre lo recuerdo. Quizá porque en noviembre ocurrió ese suceso nefasto que él retrata en su novela Las cruces sobre el agua. Cuando camino por el malecón, pienso que por ahí caminó también Alfonso Cortés, uno de los personajes de la novela, quien luego de un tiempo alejado de Guayaquil, y ya convertido en un importante músico sinfónico, regresa a la ciudad.

Alfonso encuentra a Guayaquil cambiada. Ya no es la ciudad que él dejó y que recorría junto con su amigo Alfredo Baldeón. Un día, transitando por el malecón, mirando hacia el río, Alfonso ve unas cruces sobre el agua. Pregunta qué significan. Alguien le contesta: “Ahí adebajo de donde están las cruces hay fondeados cientos de cristianos, de una mortandad que hicieron hace años. Como eran bastantísimos, los tiraron a la ría”. Pregunta quién las pone. Le responden: “No se sabe: alguien que se acuerda”. Alfonso repara en que ese día es 15 de noviembre.

Cada 15 de noviembre recuerdo la novela. Ha sido siempre la historia la que se ocupa de fijarnos los acontecimientos en la memoria. Pero el recuerdo del 15 de noviembre de 1922 me parece que se ha fijado en la memoria de muchos ecuatorianos gracias a la literatura. Leyendo Las cruces sobre el agua, cuando era adolescente, tuve mi primer acercamiento a este hecho. Lloré la muerte de Alfredo Baldeón, aquilaté el sentido de la amistad que demostró Alfonso Cortés. Desde entonces Las cruces se convirtió en una novela querida. En la adultez he vuelto a leerla y he encontrado nuevos elementos que me llaman la atención: el personaje Malpuntazo, la prostituta Montiel, entre otros. Esta obra resiste varias nuevas lecturas e interpretaciones.

Coincidentemente, Gallegos Lara murió en noviembre: el 16 de noviembre de 1947, un año después de la publicación de su icónica novela. Entonces, son dos los motivos que hacen de este un mes para recordarlo. (O)

Publicidad

Comparte este artículo

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?