Aunque comer poco puede ser una opción a la que muchos recurren para bajar de peso, se debe ser cauteloso al momento de cambiar nuestra alimentación.

Según la nutricionista Xiomara Guerra, presidenta de la Asociación de Nutricionistas del Guayas, esto puede provocar deficiencias en el organismo ya que no se reciben todos los nutrientes de los alimentos, importantes para mantenernos saludables.

"Esta mala práctica puede ocasionar daño o dolencias en el cuerpo. Finalmente no trae beneficios al metabolismo, sino que que ocasiona un daño por hacer una mala alimentación y genera un desajuste en nuestros sistemas de control", señala la experta.

Este tipo de inconvenientes ocurren principalmente entre quienes quieren bajar de peso rápidamente. Por el cambio radical en la alimentación se da un déficit calórico, ya que el cuerpo intenta mantener un equilibrio retrasando el metabolismo para poder conservar su energía.

Esto genera que una persona experimente cansancio frecuente, puede haber un incremento de peso, dolor de cabeza, alteraciones físicas, desánimo, bajo deseo sexual, entre otros efectos.

"Por ello, para equilibrar el metabolismo, es necesario equilibrar una alimentación en base a los requerimientos y necesidades nutricionales de cada persona, esto ayuda a mejorar el estado de salud nutricional. También es importante la ingesta de agua fresca en forma de infusiones o té, jugos o zumos sin azúcar", indica la especialista.

Si se busca bajar de peso es importante realizar actividad física y tener una buena alimentación, equilibrada y suficiente. Recurrir a un experto en nutrición es una opción ideal cuando se busca hacer cambios en la alimentación y no sufrir efectos negativos en nuestra salud.

"Los alimentos tienen funciones específicas que, a través de los nutrientes, ayudan a los diferentes órganos o sistemas a mantenerlos sanos", asegura Guerra. (I)