Tener una alimentación adecuada es primordial para mantenernos saludables y, desde el inicio de la pandemia, el mantener un sistema inmune fortalecido o estar físicamente bien ha tomado relevancia como factores para enfrentar al coronavirus.

El covid-19 es una enfermedad de la que aún poco sabemos y no se ha determinado por completo quiénes son más o menos propensos a morir al ser contagiados.

Aunque hay estudios que señalan que podría existir un vínculo entre el coronavirus y la obesidad, la nutricionista Gabriela Cucalón señala que hay que ser cuidadosos con este tipo de afirmaciones debido a que esto puede influir en la calidad de atención médica que reciban los pacientes con un peso elevado y que hayan contraído el virus, provocando que esto finalmente afecte su estado de su salud.

"Culpar al peso en sí mismo por los malos resultados de salud (en lugar de buscar las causas subyacentes que no tienen nada que ver con el tamaño corporal) es una forma de estigma del peso, e irónicamente, ese tipo de sesgo crea los mismos problemas de salud que estamos tratando de resolver", asegura la experta.

Cucalón señala que, por ejemplo, en un estudio publicado en la revista académica de la Asociación Médica Americana (JAMA, por sus siglas en inglés), el pasado 23 de septiembre, la obesidad no fue un factor de riesgo de hospitalización, ventilación mecánica o muerte entre 10.131 veteranos estadounidenses con infección por SARS-CoV-2.

"La mayoría de las muertes por SARS-CoV-2 se asociaron con la edad avanzada, el sexo masculino y la carga de comorbilidad. Muchos factores previamente reportados como asociados con la mortalidad en estudios más pequeños no fueron confirmados, como la obesidad, la raza negra, la etnia hispana, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, la hipertensión y el tabaquismo", se señala entre las conclusiones de la investigación.

Por ello, considera que deben tomarse en cuenta también otros posibles factores que están vinculados a la mortalidad por esta enfermedad y disminuir el estigma que existe hacia las personas con un índice de masa corporal (IMC) alto.

La alimentación adecuada para un cuerpo sano

Aunque el fortalecimiento del sistema inmunológico ha tomado mayor relevancia en los últimos meses por el covid-19, es importante mantener nuestras defensas altas siempre y así evitar un sinnúmero de enfermedades relacionadas con una mala alimentación.

La especialista afirma que hay varias recomendaciones que podemos seguir para estar sanos:

  • Consumir alimentos densamente ricos en nutrientes (vitaminas, minerales que se encuentran en las frutas, verduras, vegetales y lácteos).
  • Optar por alimentos ricos en proteína de alto valor biológico en al menos el 50% de nuestra ingesta diaria.
  • Incluir en nuestras comidas diversas fuentes de almidones de alta calidad con fibra (verde, yuca, arroz integral, papa, granos etc).
  • Incorporar en la dieta que llevamos grasas saludables como las insaturadas, entre estas, el aguacate, aceite de oliva, nueces, pescados, etc.
  • No intentar hacer dietas restrictivas en las cuales se limite la ingesta de los nutrientes mencionados anteriormente. Comer de todo en cantidades individuales.
  • Moverse diariamente 10.000 pasos.
  • Recordemos que el covid-19 requiere de tener cuidado en el lavado de manos, el uso regular de mascarilla y mantener el distanciamiento de al menos dos metros de otras personas. (I)