Cuando la doctora Lisa Su asumió AMD en 2014, la empresa operaba con millonarias pérdidas y tenía una enorme brecha tecnológica por detrás de su gigante rival: Intel.  Al mes de asumir su posición de CEO, Lisa envió a sus directores a involucrarse en la operación, pues era necesario estar en contacto con los colaboradores.  

Esa estrategia hoy ha ubicado a AMD como una empresa disruptiva, que acaba de lanzar un proceso de fabricación de procesadores muy superior al de Intel, quien por lo menos en este año no tendrá la capacidad de responder.  ¿Cómo consiguió AMD reinventarse en este tiempo? 

El modelo usado se basa en focalizar los esfuerzos para desarrollar el capital más importante de la empresa: su gente.  Para esto, es necesario crear un ecosistema en el que las personas puedan proponer, promover o nutrirse de la cultura deseada.  Gestionar cualquier tipo de transformación, sea esta cultural o digital, es un asunto de personas mas no de tecnología.  

Primero hay que generar confianza.  En una consultoría de Humane pude observar cómo el dueño de una empresa de tecnología, que es referente en nuestro medio, bajaba a la bodega a conversar con sus colaboradores y les preguntaba sobre su familia, estudios, y proyectos personales.  Luego de esto, planificaba el trabajo con ellos.  

Lejos de ser una pérdida de tiempo, había generado una identidad particular con su equipo de trabajo, quienes valoraban el genuino interés que él tenía por su bienestar. 

Esta confianza da paso a la franqueza, pues los colaboradores se sienten libres de emitir sus comentarios e ideas sabiendo que pueden aportar en el desarrollo de la estrategia. Incluso los conflictos pueden resolverse en este entorno, pues las intenciones son claras y las fuerzas se enfocan en resolver o construir.  

La franqueza genera compromiso, pues como el equipo participa en la construcción de los planes y acciones, es más fácil adueñarse de algo que se diseñó en común.  Por esto, los esfuerzos para alcanzar los resultados terminan siendo grupales, y el logro será colectivo.  Así el equipo participará del éxito, o incluso de las lecciones aprendidas cuando el proyecto no concluyó como se esperaba. 

¿Da resultados esta estrategia? El periódico financiero Barron’s acaba de colocar a Lisa Su en la lista de los Mejores CEO del mundo en 2019 porque, bajo su liderazgo, AMD se ha ubicado en un rol protagónico en la industria tras varios lanzamientos exitosos.  

Por esto podemos concluir que un liderazgo auténticamente enfocado en el desarrollo de la persona propicia un ecosistema donde confluyen los resultados, la colaboración y el bienestar común. (O)