Desde las 20:00 del viernes hasta las 14:00 de este sábado se retiraron de circulación 70 vehículos en los controles que se realizaron en Guayaquil en diversas avenidas principales. Se trata de conductores particulares que incumplieron el toque de queda dispuesto por las autoridades sanitarias, en el estado de excepción, ante el acelerado caso de contagio de COVID-19 y de sus nuevas variantes.

Hay 30 puntos de control en Guayaquil, según la Agencia de Tránsito y Movilidad (ATM). Algunos están en la avenida 25 de Julio, en la avenida Francisco de Orellana, en la avenida Casuarina (entrada de la 8), en la autopista Narcisa de Jesús y en la avenida Domingo Comín, en el Guasmo.

La mañana de este sábado, solo en el km 4 de la av. Juan Tanca Marengo, norte de Guayaquil, se retiraron nueve vehículos en cuestión de minutos. Así, hasta las 10:00, eran 36 vehículos los retenidos por los agentes en dos puntos de la ciudad. Estos automotores fueron sacados de circulación por irrespetar la medida vigente en el nuevo estado de excepción, que rige desde las 20:00 del viernes 23 de abril hasta las 23:59 del 20 de mayo, en 16 provincias del país.

Luis Lalama, jefe operativo de la ATM, dijo que los conductores no supieron justificar por qué estaban circulando, pese a la prohibición. Algunos dijeron que iban a visitar a familiares y otros hasta se habían puesto malcriados.

Publicidad

Eso le ocurrió a una mujer a la que dejaron a pie en la avenida Francisco de Orellana la noche del viernes, lego de que empezara a gritar a los agentes y a enseñar las credencial de su trabajo, pero al no ser una trabajadora de primera línea su carro fue retenido.

Mientras llegaba la grúa, otros choferes afectados buscaron convencer a los uniformados para que les permitieran seguir su camino. Mostraron papeles, fueron escuchados, pero según el jefe del operativo, la decisión era inalterable.

“La gente debe ver que se puede quedar sin vehículo, para que no salga y respete el estado de excepción que es por una cuestión de salud. No nos estamos llevando todos los carros, unos cuantos, nos faltarían grúas. A veces los conductores porque tienen algún cargo se muestran irrespetuosos. Hablando, explicando de buena manera, se les deja avanzar...” refirió un uniformado de la Policía Nacional.

Los fines de semana, desde las 20:00 del viernes hasta las 05:00 del lunes, no se puede circular o movilizarse por las localidades en estado de excepción. Solo pueden hacerlo quienes están autorizados, como personal de primera línea de atención sanitaria y de sectores estratégicos.

En los controles que realiza la ATM se piden documentos y la justificación para la circulación, en el caso del personal de los sectores autorizados para transitar por las vías del país durante este estado de excepción y toque de queda.

A los conductores infractores se les quitará el vehículo y deberán pagar $6 por cada día que esté en el área de los Centros de Retención Vehicular, así como el servicio de grúa en caso de que se necesite este. Cuesta $60. La institución cuenta con tres patios: uno en Fertisa, sur de Guayaquil; y otros en Los Vergeles y en la vía a Daule, ambos en el norte.

Publicidad

También, desde las 20:00 del viernes hasta las 05:00 del sábado se emitieron 55 citaciones por diversas contravenciones, según la ATM.

Pero no solo se realizó el control del tránsito, en un operativo realizado por la Dirección de Aseo Cantonal y Mercados y la Policía desalojaron a comerciantes y camiones que realizaban ventas en el exterior del Terminal de Transferencia de Víveres.

En el sur de Guayaquil seis locales fueron clausurados cerca del mercado La Caraguay por incumplir el toque de queda. Miguel Gómez, delegado de la Dirección de Justicia y Vigilancia del municipio, dijo que cinco patrullas recorrieron la ciudad para constatar que los negocios estén cerrados y señala que la sanción por incumplir la ordenanza va de uno a tes salarios básicos.

En la ciudad solo están abiertos centros médicos, farmacias y centros veterinarios. (I)