Si bien el mobiliario urbano es funcional y embellece diferentes zonas de Guayaquil, también es de interés para ‘chamberos’ y demás personas que se dedican a extraer estos artículos para recibir retribución monetaria.

En la ciudad, el monto que se destina para reemplazar dicho mobiliario no ha bajado de los $ 300.000 al año. Por ejemplo, en 2021 se destinaron $ 384.000, y para este 2024 se mantiene en ese promedio.

‘El golpe mediático que ha recibido Guayaquil es bastante fuerte’: Ministerio de Turismo y Alcaldía coordinan acciones para reactivar al sector turístico

La noche, especialmente, es la franja horaria en la que se cometen más los robos de tachos, tapas de aceras, entre otros objetos que forman parte de la regeneración urbana.

Publicidad

Patricia Borja, quien labora en una farmacéutica ubicada en esa avenida del centro de la ciudad, dice que pasadas las 22:00 se puede observar a personas alrededor de tachos de basura o sobre tapas de aceras tratando de retirar dichos artículos.

Borja ha observado que a lo largo de esa vía, al menos en el último año, se han reemplazado tapas de las aceras y tachos de basura de metal.

Uno observa de lejos porque, quizá, si se acerca, lo pueden amenazar. Uno ya no sabe a qué se puede enfrentar si dice algo”.

Patricia Borja, guayaquileña

En el norte de la ciudad, en cambio, Roberto Maridueña observó cómo de a poco fueron desapareciendo los tachos de desechos a lo largo de la av. Carlos Plaza Dañín. En esa vía quedan rastros sobre la acera de lo que fue en su momento el sujetador de estos aparatos.

Publicidad

Maridueña, quien vive en la ciudadela La FAE, dice que hace unos cinco o seis años —al igual que en las zonas regeneradas— había tachos colocados cada 10 o 20 metros.

“Antes teníamos estos tachitos, pero creo que ya se llegó a un punto en el que reemplazar a cada rato creo que es mucho gasto”, manifiesta.

Publicidad

Los tachos de basura forman parte de los artículos que son robados y se reemplazan por parte de la Fundación Siglo XXI. Foto: El Universo

Y es que, en diferentes sectores del norte y del casco central de la ciudad, el Municipio ha identificado que existe una mayor incidencia de robo del mobiliario colocado por el cabildo, a través de la Fundación Guayaquil Siglo XXI.

Los sectores donde más se producen los robos son el casco comercial y bancario del centro de la ciudad (calles Panamá y Rocafuerte), barrio Orellana, barrio Garay, calles Portete, Venezuela, Lizardo García, Gómez Rendón, Los Ríos, av. Quito, av. Machala, vía Perimetral, av. de las Américas, Pedro Menéndez Gilbert, Isidro Ayora, Bastión Popular (sector de la U de Bastión).

Los robos se presentan a diario, generalmente por la noche y madrugada, aunque también lo hacen durante la mañana o tarde, pero en menor cantidad.

Fundación Guayaquil Siglo XXI es la que tiene el compromiso de mantener y preservar los bienes públicos ubicados en la regeneración urbana de la ciudad; por tanto, todo mobiliario urbano dañado o hurtado se repone para preservar el ornato de la ciudad y el diseño original del sector regenerado.

Publicidad

Pero ¿cuánto invierte el Municipio por este tipo de actos? Según el análisis histórico de los últimos años, Fundación Guayaquil Siglo XXI mensualmente invierte aproximadamente $ 30.000, es decir, en el año $ 360.000 por robo o reposición por deterioro del mobiliario urbano, entre ellos tapas de aceras, de calzada, cableado eléctrico, bancas y tachos de basura.

¿En cuánto tiempo se resolverán los problemas de la Metrovía?: esto dice Aquiles Alvarez

El cabildo indicó que los perjuicios ocasionados al mobiliario urbano, como por ejemplo los tachos de basura, postes, bolardos y bancas, ocurridos durante accidentes de tránsito son atendidos de igual forma. Todas las reposiciones de mobiliario urbano se realizan con la disponibilidad de los contratos vigentes de mantenimiento.

Por ello, asegura, no existe perjuicio mayor, salvo el de una catástrofe donde existen daños de gran magnitud y destrucción.

Para Leopoldo Pérez, morador del barrio Garay, se debería —desde el Municipio— recordar a la ciudadanía cuáles son los medios para denunciar este tipo de hechos. “La gente debe saber cuál es la multa, cuáles son los canales para denunciar si uno ve algún robo, la gente debe empoderarse del sitio en donde vive para cuidarlo”, afirma el ciudadano, quien también añade que se deberían reforzar las multas a los sitios de reciclaje para que no adquieran este tipo de artículos robados. (I)