Víctor Hugo Vaca es un músico guayaquileño que descubrió su vocación desde niño. En 1997, con solo 10 años, entró al apasionado mundo de la música cuando se empezó a formar en el conservatorio Antonio Neumane.

Pocos años después, en 1999, el talento de este niño prodigio, como lo catalogan sus conocidos, le permitió ingresar a la Fundación Orquesta Sinfónica Juvenil del Ecuador (Fosje). A partir de ese año, la carrera de Víctor empezó a tomar impulso.

Fue en 2003 cuando la Orquesta Sinfónica del conservatorio lo sumó a sus líneas. El joven músico se mantuvo un año en esa agrupación hasta cuando se le presentó la oportunidad de ingresar a la Orquesta Sinfónica de Guayaquil (OSG) en 2004.

‘El arte peligra’, la frase pintada afuera del conservatorio Antonio Neumane que retrata cinco años de espera y desazón. Los estudiantes reciben clases en espacios improvisados a falta de edificio

En ese año, los sueños de Víctor comenzaron a cristalizarse y su carrera continuó en la senda de crecimiento en el ámbito artístico. Sin embargo, 15 años después, su afición se vio alterada por la detección de un tumor maligno en el encéfalo que minó su salud.

Publicidad

“Debido a esta condición, la Orquesta Sinfónica le termina su contrato bajo la LOSEP y lo comienza a contratar bajo el modelo civil de servicios, sin que tenga derecho a la seguridad social”, explicó la abogada Evelyn Loor.

El cáncer diagnosticado le obligó a tomar sesiones de quimioterapia desde 2020 y costear tratamientos con precios elevados para mejorar su calidad de vida. Con bingos, rifas y demás actividades se solventaron parte de esos gastos.

El músico es casado, tiene tres hijos y es cabeza de hogar.

Desde 2019, Víctor Hugo batalla contra el cáncer. Foto: Tomada del Facebook de la OSG

En 2020, fue sometido a la primera de las tres cirugías cerebrales que le han practicado. La primera intervención afectó parte de su psicomotricidad y movilidad. Pese a ello, él se mantuvo activo y cumpliendo con su trabajo. Entre 2021 y 2022 le practicaron las otras dos cirugías.

Publicidad

En este año, señaló Loor, dieron por terminado su contrato por incumplimiento. “Al otro día de la última operación al cerebro no pudo asistir a un concierto, fue ahí cuando le terminaron el contrato. A diferencia de otros músicos que tenían la facultad de solicitar licencias médicas”, explicó la abogada de Vaca.

El pasado 1 de agosto se interpuso una acción de protección en contra de la OSG. Loor explicó que se alega que Víctor Hugo es víctima de discriminación por su enfermedad y se busca la restitución de su puesto de trabajo.

Actualmente, Víctor, de 34 años, continúa recuperándose de su última intervención médica. Su familia es quien costea los gastos de medicinas y su tratamiento en Solca.

En rendición de cuentas de la Orquesta Sinfónica de Guayaquil, músico cuestionó la permanencia del director artístico

“Amo la música y la Orquesta Sinfónica de Guayaquil se convirtió en mi casa. Hoy lucho contra el cáncer y por esta enfermedad catastrófica se me ha negado el derecho al trabajo. Yo soy músico y quiero volver a la Orquesta Sinfónica de Guayaquil. (...) Espero que la justicia me permita regresar”, dijo el músico a través de un video.

Publicidad

Para el próximo 11 de agosto, a las 10:00, está prevista la audiencia pública del caso en el Complejo Judicial Florida Norte, en Guayaquil.

La Orquesta Sinfónica de Guayaquil (OSG) indicó que es realmente lamentable y triste que uno de sus compañeros sufra de una enfermedad catastrófica. “Al momento de conocer sobre este particular, se llevaron a cabo acciones solidarias para con el maestro Vaca, tanto de parte del personal musical como administrativo”, indicó Ana María Tamayo, directora ejecutiva.

La funcionaria explicó que el 11 de enero de 2022 se oficializó el contrato civil de Ejecución de Obra Artística entre la OSG y Vaca. La vigencia del contrato era de enero a mayo de este año.

La naturaleza del mismo es civil, es decir, no existe relación laboral ni mucho menos otorga estabilidad de ningún tipo en el sector público. Para poder cobrar la remuneración correspondiente se debía ejecutar la actividad para la cual ha sido contratado. En este caso, dijo Tamayo, la cláusula del contrato, respecto a las obligaciones, era la ejecución de dos conciertos mensuales.

Publicidad

“De la revisión de material audiovisual y de informes de gestión, se constató que el señor Vaca Vera no se había presentado a ningún concierto desde la fecha en la que fue contratado, incumpliendo totalmente el objeto que originó su contratación, toda vez que se lo contrato como percusionista a fin de cumplir el número requerido de actividades para la Orquesta Sinfónica”, dijo la directora ejecutiva.

Ante este hecho, detalló, se solicitó a la dirección de talento humano, previo a tomar cualquier acción, realizara un informe motivado indicando la situación real del contrato, mismo que verificado su incumplimiento, recomendó la terminación del mismo.

“En uso de mis atribuciones y en virtud de las cláusulas de terminación del contrato, se dio por concluido por incumplimiento, sin tener conocimiento hasta la fecha de la terminación de ninguna otra situación particular que pueda haber expresado el contratado”, puntualizó Tamayo. (I)