Las fuertes y prolongadas lluvias, acompañadas de granizo y relámpagos, sobresaltan a Tulcán y causan significativas afectaciones en distintos sectores de esta ciudad fronteriza.

Desbordamientos, derrumbes, inundaciones y deslizamientos de tierra activaron desde la noche del miércoles 5 al Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal.

El alcalde Cristian Benavides explicó que un 30 % de los barrios fueron afectados por las fuertes lluvias.

Estos fenómenos naturales mantienen en zozobra a los habitantes del sur de la ciudad, donde se han sentido los más fuertes estragos, comentó Gabriel Ayala, comandante del Cuerpo de Bomberos de Tulcán.

Publicidad

Los aguaceros anegaron viviendas y causaron daños a la infraestructura barrial en los sectores La Rinconada, Jardines del Este, Las Tejerías, El Polígono, La Ensillada, La Laguna, Gran Colombia, San Pedro, El Portal, 5 de Junio, Tajamar, Las Juntas, Nuevo Amanecer, Atahualpa y Patronato.

El temporal derribó un inmenso muro de concreto de 50 metros de largo y 15 de altura, ubicado en la unidad educativa Tulcán, en la prolongación de la calle Roberto Sierra. En este hecho no se reportaron víctimas mortales.

Mientras, en el barrio Tajamar cedieron más de 20 metros de la mesa de la vía, poniendo en riesgo varias casas. La tradicional piscina de El Puetate fue taponada por un deslizamiento de tierra.

El viernes, en el sector Las Juntas el desbordamiento de una acequia produjo dos inmensas lagunas; mientras que en la avenida Veintimilla, que conduce a El Obelisco, una pared cayó encima de un vehículo.

Varias vías de acceso a distintos barrios de la urbe tulcaneña están cercados con cintas que advierten peligro por la presencia de cráteres en las calzadas, traslaciones de tierra, desprendimientos de adoquines y destrucción de las tapas de alcantarillas.

Por varias horas fue cerrada al tránsito vehicular la vía Panamericana E 35, a la altura de El Capote, donde derrumbes bloquearon la carretera. También la avenida Julio Robles. Ayala informó que activaron a todo el personal para atender las distintas emergencias durante los últimos cinco días.

Publicidad

En Quito las lluvias afectaron tubería que abastece agua potable en las parroquias Alangasí y Guangopolo

“Lamentablemente, el agua lluvia se habría estancado en edificaciones antiguas ubicadas en la partes altas de las laderas, acumulándose, desbordándose y descendiendo con tierra, piedras y material vegetal, afectando las partes bajas”, indicó Ayala.

Otra de las causas serían los grandes derramamientos de agua lluvia que incrementaron el caudal de las quebradas en distintos lugares, indicaron técnicos de Gestión Municipal de Riesgos, que este fin de semana continuaban efectuando una evaluación.

Geovanna Polo, directora de Gestión Ambiental y Riesgos del Municipio de Tulcán, informó que hay 21 familias damnificadas con 84 miembros que perdieron enseres, electrodomésticos, entre otros.

Manabí, la provincia con más evacuados por las lluvias, según el Servicio Nacional de Gestión de Riesgos

Pablo Herrera, técnico municipal de Riesgos, aseguró que con el respaldo de varios organismos no gubernamentales desde el viernes comenzaron a entregar ayudas humanitarias.

El burgomaestre añadió que los trabajos de remoción de escombros y evacuación de agua lluvia son realizados en distintos puntos por maquinaria del Municipio de Tulcán, Ministerio de Transporte y Obras Públicas, Prefectura y Panavial.

Benavides expresó que técnicos continúan realizando la evaluación de los daños ocasionados por la ola invernal y que el miércoles contarían con un valor estimado de las pérdidas ocasionadas. (I)