Nuevamente un reciclador que buscaba entre la basura encontró un feto en Guayaquil. Ya van cuatro casos en menos de seis semanas.

El hecho más reciente se dio a las 18:00 del sábado 11 de diciembre en la curva de la avenida José Vicente Trujillo, donde se une con la calle Carchi, a dos cuadras de la iglesia de Cristo del Consuelo. En el sector los vecinos se alarmaron al enterarse de lo ocurrido.

Una persona dedicada a la recolección de material de reciclaje abrió una funda y dijo haber sentido algo como una gelatina. Al ver su contenido se encontró con el feto y alertó a un ciudadano que pasaba por la zona.

En cuestión de minutos, los vecinos llegaron a la zona y llamaron a la Policía.

Publicidad

Los uniformados realizaron el levantamiento del pequeño cuerpo, que fue trasladado al Laboratorio de Criminalística y Ciencias Forenses.

“Parece que fue un aborto espontáneo; el bebé estaba formadito, pero era pequeño”, contó un morador que vio el contenido de la funda.

Otra vecina dijo que para ella fue una gran impresión ver algo así. “Una mamá no debería botar a la basura a su bebé. ¡Es una crueldad!”, expresó.

Los habitantes dijeron que en el momento del hallazgo había solo tres fundas de basura en ese punto, porque faltaban dos horas para que pasara el vehículo recolector. “Los vecinos sacamos a tiempo la basura; esa funda la trajeron de lejos”, presumió otro vecino.

Publicidad

Otros casos similares

El 6 de diciembre pasado otro feto fue hallado en el suburbio, luego de que una funda fue arrollada por una camión. Ocurrió en las calles 36 y Vacas Galindo. Dentro de la funda plástica estaba un feto.

El 24 del mes anterior, un bebé fue hallado en una funda de basura en el sector de Los Esteros. Ese recién nacido estaba sin vida y la Policía investiga el caso, pero se aclaró que el bebé nació muerto.

El 28 de octubre, un recién nacido fue encontrado en una funda de basura por un vecino del sector del callejón 26 y la Q, en el suroeste.

Estaba vivo, y fue un taxista el que escuchó el llanto y alertó a los vecinos a las 05:00. Cinco días después, la madre apareció. Era una joven de 16 años que no había contado a sus padres de su embarazo. El niño permanece en un hospital infantil. (I)