En el chat del curso de primero de bachillerato de un colegio del norte de Guayaquil, la maestra anunció que dos de los estudiantes resultaron positivo al examen PCR de COVID-19. Los representantes se alertaron, pues eran más de seis estudiantes con síntomas respiratorios, algunos tomaron la decisión de no enviar por algunos días a sus hijos, otros acudieron a hacerles pruebas PCR.

Solo en dos casos se logró comprobar con el virus del SARS-CoV-2, sin embargo, los padres se quedaron algo preocupados porque no hubo un comunicado oficial del plantel reportando esta situación para tomar medidas.

“Los niños no solo que se juntan con nuestros hijos en el curso. También lo hacen con otros niños en el recreo y más en el expreso”, lamentó una de las madres que no mandó a su hijo por tres días.

Según cifras del Ministerio de Educación, en planteles educativos de la Zona 8 (Guayaquil Durán y Samborondón) se registran desde que empezó el año lectivo unos 300 casos de COVID-19 en 46 instituciones.

Publicidad

Algunos padres evitaron que sus hijos vayan a los planteles cuando hay muchos casos respiratorios, otros sí los envían con varios cuidados. Foto: Carlos Barros/El Universo. Foto: El Universo

De esa cifra, trece planteles han optado por retomar la educación virtual en los cursos donde hubo más de dos casos. Además, se precisa que la ciudad con mayor índice de casos es Guayaquil con 220 contagiados entre alumnos y docentes.

Más de 300 contagiados de COVID-19 en planteles educativos de Guayaquil, Durán y Samborondón

¿No se cumple entonces el protocolo COVID-19 del Ministerio de Educación? Este Diario solicitó el pasado jueves vocería para conocer cuál es la dinámica actual entre la Coordinación Zonal y los establecimientos educativos, pero hasta el cierre de esta nota no hubo respuesta.

Según los lineamientos que se fijaron al inicio del año lectivo, si los estudiantes muestran sintomatología respiratoria, el ministerio ha dispuesto que ellos no deberán asistir a la institución educativa hasta que los síntomas hayan desaparecido o cuenten con una prueba de antígenos o PCR negativa para COVID-19.

Pero en la ciudad hay planteles que manejan diferentes criterios para tratar los casos. Unos refieren que cuando ya se confirmó un caso se alerta, se comunica a toda la comunidad educativa. Luego se activa el protocolo de manejo, las notificaciones a los diversos funcionarios y autoridades del plantel. Después se hace una evaluación para considerar si se procede a una suspensión de actividades escolares.

Publicidad

En algunos planteles, profesores indicaron que no se les exige la prueba a los alumnos porque muchos padres no tienen para costear y se les envía reposo médico. En otros sí se aconseja y se pide que no envíen a los alumnos cuando tienen síntomas gripales, pero no es la norma general.

¿Cuál es el protocolo que deben seguir planteles y padres ante casos de sintomatología respiratoria?

“Ahora cualquier síntoma gripal nos dijeron que hay que hacer esa prueba COVID-19 para estar seguros y es un gasto adicional porque el seguro médico particular no cubre si sale negativo”, lamentó una de las madres de familia.

Por eso, para médicos locales la cifra de contagios escolares es mayor a las contempladas por los ministerios de Salud y de Educación, ya que no se capta a todos pues no se hacen las PCR respectivas y en los consultorios se evidencia el aumento de pacientes pediátricos, es decir, menos de 18 años.

El doctor Orlando Pin comentó que en las últimas semanas han aumentado a 20 casos en menores de los que ha atendido. El último es de un colegio femenino del centro de la urbe, su joven paciente le contó que el 50 % de su salón estaba con síntomas como resfrío, secreción nasal, dolor de garganta como que ha comido vidrio molido.

Publicidad

“Creo que no se está aplicando a rajatabla el reglamento impartido por el ministerio. Vemos que ha bajado mucho el control de normas de bioseguridad, incluso algunos chicos ya hasta van sin su mascarilla.

En eso coincide también Hilario Beltrán, vocero de la Unión Nacional de Educadores Guayas. Él comentó que hay un cumplimiento a medias, ya que mientras sí se exige la mascarilla por otro lado ya no se usa el alcohol, no hay implementos de limpieza ni se hace la fumigación con amonio cuaternario como antes.

El Ministerio de Educación informó que se enviaron los lineamientos desde que el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional eliminó el uso obligatorio de la mascarilla en Ecuador. El Ministerio de Educación emitió los “lineamientos para el uso de mascarilla y medidas de autocuidado e higiene en el sistema educativo”.

Una de las medidas estrictas es que “cuando los actores educativos presentan sintomatología relacionada con enfermedades respiratorias, no deben ir a la institución hasta que los signos hayan desaparecido o se cuente con un PCR negativo”.

Publicidad

Sin embargo, para muchos padres de familia esta situación es desconocida y han mandado a los niños con gripe, malestar de garganta, tos, moco a las escuelas, expresan representantes de planteles de Guayaquil.

Antonio Navarrete, coordinador educativo de la Unidad Educativa Las Américas, explicó que es obligatorio el uso de la mascarilla y el alcohol personal, sin embargo han llegado niños sin mascarilla, por lo que se les entrega al ingreso para poder pasar a sus salones.

“Se les indica que si el niño tiene un solo síntoma, debe quedarse en casa. Sin embargo, algunos papitos sí los han traído o mandado en expreso, pero se los envía al departamento médico hasta que los vengan a ver. Sea COVID-19, sea influenza, igual va a contagiar, no debe venir, aparte que los niños enfermos van a empeorar su caso ya que las mañanas están muy frías”, manifestó.

El doctor Carlos Campodónico explicó que ha recibido pacientes de entre 8 y 15 años con cuadros respiratorios que luego del examen PCR resultaron ser casos de ómicron. Él sugirió que se insista en que se cumpla el protocolo, que los padres no envíen a los niños si están enfermos y que se los haga chequear porque el virus puede propagarse en el hogar y causar complicaciones a adultos mayores o personas de riesgo. (I)