De a poco comienza a reactivarse el turismo en Guayaquil. Y octubre ha sido uno de los meses esperados con mucha ilusión por quienes integran este sector. No obstante, la inseguridad generada por la violencia delictiva de los últimos días preocupa también a quienes dan servicio en esta rama porque no quieren que aquello repercuta directamente en la llegada de más visitantes, tanto extranjeros como nacionales.

Antes del aumento de esta ola delincuencial que afecta en general a todo Ecuador, y por la cual el presidente de la República decretó el estado de excepción el pasado 18 de octubre, los números de visitantes iban subiendo, aunque estaban distantes de los registros del 2019, año previo al de la llegada inesperada de la pandemia de COVID-19 que sacudió al mundo y que paralizó también a este sector, que sigue buscando formas de reactivarse en el país.

Solo en septiembre de este 2021, al aeropuerto de Guayaquil, José Joaquín de Olmedo, entraron por arribo internacional 68.107 pasajeros, cinco veces más de los que llegaron en ese mes del 2020 pandémico, que fueron 17.728, y unos 5.000 menos que en el 2019 cuando ingresaron del exterior 73.430 personas, según los registros del Consejo Internacional de Aeropuertos para América Latina y el Caribe (ACI-LAC).

El parque Seminario, más conocido como de las Iguanas, sigue siendo punto turístico en Guayaquil para nacionales y extranjeros. Foto Carlos Barros - El Universo. Foto: El Universo

Y aunque las cifras no identifican exactamente cuántos de estos llegaron por turismo y cuántos fueron compatriotas que retornaron de viaje, se puede evidenciar el aumento del tránsito o tráfico internacional de pasajeros. En total, el movimiento internacional entre arribos, salidas y tránsito llegó a 151.666 pasajeros el mes pasado.

Publicidad

Agosto es hasta el momento el mejor mes de ingresos internacionales en lo que va de este 2021 con 72.133 pasajeros (hubo también 82.664 salidas) y con 5.863 pasajeros en tránsito, seguido de julio del 2021 con 71.066 llegadas del extranjero (hay también 66.575 salidas) y 3.981 en tránsito.

Y se esperaba también aumento en octubre, que todavía está en curso y del que aún no hay datos de la llegada de pasajeros del extranjero.

Holbach Muñetón, presidente de la Cámara de Turismo del Guayas y presidente de la Federación de Cámaras de Turismo del Ecuador, cuenta que en Guayaquil la ocupación hotelera, que va de a poco, llega en algunos casos hasta el 70 %. Y en el feriado por el 9 de octubre, Guayaquil llegó a tener entre el 73 % y el 78 % de ocupación hotelera.

Haciendas turísticas ofrecen variedades de entretenimientos e invitan a los turistas a disfrutar de la naturaleza sin riesgos

Y esto último también porque los hoteleros han optado por mantener casi la mitad de la tarifa promedio de lo que costaba en el 2019. Aquello, expone, ante la crisis económica en el país donde solo en el sector turístico se perdieron 120.000 empleos plenos, que ahora no tienen capacidad de gasto, sin contar con los 531.000 empleos perdidos a nivel nacional. Por ello, agrega, ahora no pueden ser competitivos, además de deudas y responsabilidades tributarias que en algunos casos tienen pendientes ya que no alcanzan a cubrir aquello porque los ingresos son insuficientes, sin contar con los gastos operativos mensuales como el pago de la nómina, entre otros.

“Hoy en día las personas están viendo y peleando las tarifas, todavía es muy difícil hablar de una recuperación. Yo diría, estamos en un momento de subsistencia, una recuperación lenta”, asegura Muñetón. Y expone que han sido 18 meses de incertidumbre en el sector turístico del país, pues aún desconocen cuál será el rumbo que tomarán las autoridades nacionales para empujar el turismo y todavía no se hacen efectivas promesas electorales como la extensión de créditos existentes con bajas tasas de interés.

El malecón Simón Bolívar sigue siendo uno de los lugares más visitados por turistas nacionales, locales y extranjeros. Foto Carlos Barros - El Universo. Foto: El Universo

Y en Guayaquil, agrega Muñetón, falta una “fuerte y potente campaña de promoción” de todas sus bondades, pues es una ciudad con varios atractivos, con buena infraestructura vial y de servicios, que tiene también espacios naturales turísticos como el río Guayas, el malecón del Salado, el malecón Simón Bolívar; espacios gastronómicos como el del Río, centros comerciales, la noria La Perla, la Aerovía (que también es usada como medio turístico), entre otros, menciona.

Publicidad

Gloria Gallardo, presidenta de la Empresa Municipal de Turismo, Promoción Cívica y Relaciones Internacionales de Guayaquil, enumera al menos doce planes y proyectos, adicionales a otras medidas de ayuda, en los que están trabajando para reactivar el turismo en la Perla del Pacífico pese a la pandemia por el COVID-19, que todavía se vive y pasa factura. Cita también a los congresos y ferias internacionales que han podido desarrollar en este año, en medio de la pandemia, y que han dejado réditos económicos en la ciudad.

“Para que Guayaquil repunte, la Empresa Pública Municipal de Turismo está invirtiendo en la creación de proyectos ecoturísticos debido a la nueva tendencia del comportamiento del turista después de la pandemia del COVID-19. Cada vez más el comportamiento del turista tanto nacional como extranjero tiende a participar de experiencias al aire libre que le permitan el contacto con la naturaleza al viajar a otros destinos”, expone Gallardo.

Menciona que también trabajan en la reducción de las brechas digitales de las pymes o pequeñas microempresas, a través de capacitaciones en temas como marketing digital para huecas gastronómicas y, próximamente, para el sector hotelero.

Destaca también la ocupación hotelera que Guayaquil tuvo en el feriado previo al de octubre, según cifras del Ministerio de Turismo. Y compara: en el feriado de agosto del 2020 la ocupación fue del 9 % y en el 2021 fue 41 %. El gasto total generado por los turistas en el feriado de agosto de 2020 fue de $ 7,5 millones versus los $ 42,3 millones del 2021.

Resalta que la ocupación hotelera fue mayor en los hoteles de cinco y cuatro estrellas, que llegaron a tener una ocupación del 62,3 % en el último feriado, mientras los hospedajes de corte económico tuvieron el 15 % de ocupación.

Para Gallardo es vital que el Gobierno nacional garantice la seguridad ciudadana, pues “no se puede hablar de turismo sin seguridad”, afirma.

Al sector turístico de Guayaquil le preocupan las repercusiones por alertas de Estados Unidos y Canadá sobre inseguridad

Resalta que se necesita, por parte del Estado central, “una gran estrategia de inteligencia y acción con presencia disuasiva, que permita que el turismo se pueda desarrollar”.

Muñetón indica que por temas de inseguridad aún no han tenido cancelación de reservas para el feriado que se viene.

Servidores turísticos llevan y recomiendan a los visitantes ir mejor en el día a diversos sitios de la ciudad, para evitar ser víctimas de la inseguridad de estos días. Foto: Carlos Barros - El Universo. Foto: El Universo

Y ahora es la inseguridad uno de los amenazantes para el turismo local, cuentan guías y operadores de servicios en Guayaquil.

Guillermo I., de 52 años, lleva a turistas internacionales y nacionales a pasear por la ciudad y a localidades cercanas, pero sostiene que la oscuridad, la falta de vigilancia policial en algunos sitios y la inseguridad que se vive en estos días en cualquier espacio y escenario limitan sus recorridos por puntos y sectores de Guayaquil, sobre todo en las noches.

“El (parque) Centenario está vetado desde hace un buen rato, ya más de dos años que no vamos por las noches porque a los turistas se les pueden robar las cámaras, los celulares, el dinero… Tampoco nos atrevemos a ir o subir todas las escalinatas del cerro (Santa Ana)…, mejor los llevamos a Puerto Santa Ana, al malecón, a las nuevas plazas y espacios gastronómicos, a restaurantes, al norte... A los parques como el de las Iguanas vamos de día”, cuenta Guillermo, quien ya pasó por una mala experiencia al ser víctima de la inseguridad hace unos tres años. “Por suerte ya había dejado a los turistas en el hotel”.

Él y otros servidores turísticos piden más seguridad, así como otras medidas para que mejore la llegada de turistas y, con ello, la economía. (I)