Publicidad

Dos médicos relatan cómo atendieron a la ‘paciente cero’ de COVID-19 en Ecuador hace un año

Este domingo 28 de febrero de 2021 se cumplió un año de la confirmación de la paciente índice de COVID-19 en Ecuador.

Los médicos intensivistas Omar Ávila (i) y José Luis Vergara atendieron a la paciente 0 de COVID-19, en el Guasmo sur. Foto: José Beltrán

Este domingo 28 de febrero de 2021 se cumplió un año del diagnóstico positivo de SARS-CoV-2 a la paciente índice, el caso 0 de COVID-19 en Ecuador. La mujer llegó a Guayaquil desde Babahoyo, en Los Ríos. Ella había arribado desde España al aeropuerto José Joaquín de Olmedo el 14 de febrero de 2020.

La mujer, de 70 años, fue el primer caso diagnosticado que dio a conocer la exministra de Salud Catalina Andramuño al día siguiente de la confirmación. Con este caso positivo se activaron todas las alertas a nivel nacional. Ella llegó al Hospital Alcívar, en el sur de Guayaquil, en donde le hicieron el diagnóstico y fue derivada al Hospital del Guasmo, uno de los denominados entonces centinela para la pandemia. Allí ella inauguró la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) COVID-19. Los médicos intensivistas recordaron que la recibieron con un complejo cuadro de insuficiencia respiratoria causada por el virus.


Coronavirus en Ecuador: Datos del MSP revelan que Guayaquil tuvo al paciente cero el 12 de febrero, casi dos semanas antes del primer caso anunciado

El médico intensivista José Luis Vergara, jefe la UCI del Hospital del Guasmo, explicó que ellos recibieron la confirmación el 28 de febrero y que como ya estaba todo anticipado con las camas, medicinas y personal médico distribuido con sus equipos de bioprotección, actuaron de inmediato.

Publicidad

El médico José Luis Vergara junto con la ministra de Salud, Catalina Andramuño, el 14 marzo de 2020, durante el anuncio de la muerte de la hermana de la primera fallecida de COVID-19. Foto: Archivo

“Nuestros colegas del Hospital Alcívar nos confirmaron el diagnóstico de la paciente, ella ya estaba intubada en terapia intensiva y cuando llegó la medicación de la paciente índice se le aplicaron los protocolos, que en su momento incluían una larga lista de medicamentos que en teoría tenían cierta acción inomoduladora, antinflamatoria. Se le colocaron antirretrovirales que se usaban para virus como el sida, se daba otro antiviral que se usó para el virus AH1N1 con la idea de que pueda ser efectivo, pero no fue así. También se usó hidroxicloroquina, que se emplea para el tratamiento crónico de pacientes con artritis reumatoidea, y que al usarla con azitromicina empezaron, en conjunto, a tener efectos cardiovasculares por lo que se analizó su uso, se suspendió. Ella desde que ingresó al hospital estuvo con insuficiencia respiratoria grave. Estuvo dos semana, se reponía, decaía, luego tuvo una complicación cardiovascular, que es la más temida, la embolia de pulmón, y falleció. Ahora se ha evolucionado en la medicación, ya no se complican tanto, ya empezamos a perderle el miedo a los pacientes con COVID-19″, explicó él.

(A la paciente cero) La trasladamos en la noche (del Hospital Alcívar al del Guasmo) tratando de evitar un poco la publicidad, la espectacularidad alrededor de la paciente que generaba mucha angustia social. Sin embargo, ni siquiera pasó la puerta del hospital cuando ya los videos de seguridad del hospital ya estaban circulando por internet.

José Luis Vergara, jefe de UCI del hospital del Guasmo

Él comentó que desde que ingresó estuvo con insuficiencia respiratoria grave. Estuvo dos semanas, se reponía, decaía, luego tuvo una complicación cardiovascular, que es la más temida, la embolia de pulmón y falleció.

Agregó que con el paso del tiempo se comprobó que eran ineficientes y que tenían efectos colaterales muy importantes. “Yo, que me enfermé al inicio de la pandemia y recibí ese tratamiento, los efectos colaterales son terribles. Ahora el tratamiento es más light, hemos aprendido que el virus vino para quedarse y como cualquier gripe tiene un proceso”, explicó Vergara.

Su compañero el médico intensivista Omar Ávila explicó que luego de la llegada de la paciente cero, la primera semana hubo pocos pacientes, pero luego la situación se desbordó completamente que la UCI no COVID-19 tuvo que designarse a los enfermos crónicos por el virus que no paraban de llegar.

“Ha habido cambios considerables en el tratamiento de los pacientes COVID-19. Antes llegaban con una gravedad muy muy compleja, la afectación pulmonar era importante y la capacidad que tenía el pulmón de recuperarse era mucho más lenta, se les hacían maniobras, se los colocaba boca abajo, pero la respuesta era lenta, no se conseguían los objetivos que se planteaban”, lamentó el doctor Ávila.

Añadió que las primeras semanas, todos los que llegaron a terapia intensiva fallecían; luego, a finales de marzo, empezaron a tener pacientes que extubaron con éxito y se recuperaron, por lo que fueron ajustando protocolos poco a poco.

Controles del Ministerio de Salud durante el inicio de la pandemia. Galenos tomaban temperatura a los que ingresaban al país.

“Hubo mucho miedo al ver que los pacientes no se recuperaban, también las más de doce horas con las batas y todos los equipos, teníamos miedo de contagiarnos y contagiar a nuestras familias, pero con la mística de sanar a los enfermos fuimos día a día a salvar la vida de cada uno”, explicó Ávila.

Agregó que ahora se ha evolucionado en la medicación, ya no se complican tanto, ya empezaron a perderles el miedo a los pacientes con COVID-19.

Hasta este domingo 28 de febrero, el Ministerio de Salud reportó 286.155 casos confirmados por prueba PCR. Y 15.811 fallecidos confirmados y con sospecha del virus. (I)

Publicidad

Comparte este artículo

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Lo último

‘Hecho a la Antigua’, un concierto ‘a la medida’ de Ricardo Arjona para el escenario streaming

El cantante guatemalteco ofreció esta noche un espectáculo desde Antigua Guatemala, acompañado de su banda, de velas y de sus seguidores a nivel mundial.

Publicidad