Un cambio de 600 metros del sistema de aguas servidas y 900 metros del sistema de aguas lluvias a más de una nueva cobertura de hormigón rígido se harán en la avenida Rodolfo Baquerizo Nazur, desde la avenida Benjamín Carrión hasta la José María Egas, sector de la Alborada, en el norte de Guayaquil.

Nydia Delgado, subdirectora de Obras por contrato del Municipio de Guayaquil, explicó que esta intervención se da por la urgencia de cambiar los sistemas hidrosanitarios que están al límite de su vida útil, por lo que se dan estancamientos en el servicio, inundaciones, y por estar próxima una etapa invernal se intervino de inmediato.

Hoy el cierre se inició con el carril norte-sur, del lado donde están negocios como McDonalds, Banco Guayaquil, Banco Internacional, entre otros. Y luego se intervendrá el otro tramo sentido sur-norte, en cada carril se hará un trabajo de tres meses, detalló Delgado.

Allí llegaron técnicos con maquinarias, se colocaron muros jersey y personal de la Agencia de Movilidad y Tránsito (ATM) se ubicó en la avenida Benjamín Carrión para desviar los buses y los vehículos. Esta situación alarmó a muchos moradores de ese sector de la Alborada, algunos tuvieron que acudir a las paradas de la avenida Benjamín Carrión para tomar buses como las líneas 65, 121, 82, 125, 47, 64, 85, 131 y 143 que fueron desviados hasta la avenida Isidro Ayora para dirigirse al centro.

Publicidad

Los conductores que pasaron por ese tramo a las 07:00 no tuvieron problemas en la circulación, pero quienes lo hicieron pasadas las 10:00 ya sintieron el tráfico debido al cierre de ese carril.

Delgado pidió paciencia a la ciudadanía debido a los inconvenientes que traerá este trabajo, pero explicó que esta intervención mejorará el sector y eso será evidente en los tres meses.

Agregó que debido al cambio de las tuberías y del hormigón, se realizarán excavaciones profundas con suministros de tuberías, estos son procesos que no se realizan de un día a otro por más que se trabaje en la noche. “Algunos trabajos se pueden realizar en la noche, otros no por tema de visibilidad y seguridad del equipo de operarios, son procesos complejos que no se terminan en una noche, si así fuera al día siguiente igual se imposibilita el tránsito porque son excavaciones grandes, queda un hueco, podrían haber accidentes, por eso se prefiere el cierre total de ese tramo en un carril”, comentó Delgado y agregó que se trabajará de manera continua desde las 07:00 hasta las 19:00 para cumplir con el tiempo estimado.

El general Luis Lalama, director de Control de Tránsito de la ATM, explicó que en el caso de las líneas 65, 121, 82, 125, 47, 64, 85, 131 y 143 deberán desviarse o continuar por la av. Benjamín Carrión, luego girar hacia la av. Isidro Ayora para finalmente tomar la av. José María Egas y retomar su recorrido habitual a fin de evitar que haya mucho cambio en el recorrido y que afecte a los moradores y habitantes de ese sector.

Lalama sugirió que los conductores que circulan hacia la ciudadela La Garzota o sur de la ciudad pueden tomar como vía alterna la avenida Francisco de Orellana y retomar el recorrido por la av. Agustín Freire.

Y para facilitar el acceso vehicular a los moradores del sector, así como el paso de los camiones que realizan el abastecimiento (carga/descarga) de los locales comerciales existentes en esta área, Lalama explicó que la calle Demetrio Aguilera desde la av. Francisco de Orellana hasta la av. Rodolfo Baquerizo Nazur pasará a ser bidireccional mientras duren los trabajos en ese punto.

Publicidad

Residentes de la Alborada de la quinta, séptima y octava etapa explicaron que serán meses complejos para el comercio, porque muchos vehículos llegaban a realizar compras al paso. “La dinámica comercial en este sector es alta, hay más negocios tratando de reactivarse y con estos trabajos será difícil, pero bueno, también cada cambio trae sus molestias. Creo que es necesario este cambio en las tuberías porque ya se viene la época de lluvias”, explicó Juan Quiroz, residente de la Alborada octava etapa.

A más de los negocios formales que ya se ingenian cómo seguir con sus comercios en las próximas semanas que dure esta obra, también los comerciantes informales buscaron desplegarse a lo largo de la Benjamín Carrión e Isidro Ayora. “Este sitio frente a McDonalds es bueno para la venta, hay mucho tránsito todo el día y se vende bien, pero ahora ya muchos compañeros se han ido a otras vías cercanas para vender sus frutas, verduras, frutos secos y dulces”, comentó Gina, una de las vendedoras de la zona.

Otros como Fabiola García lamentaron no haber estado enterados de la intervención y tuvieron que caminar algunas cuadras para tomar el bus hasta sus trabajos. Personal de la ATM estuvo redireccionando tanto a conductores como a peatones en este nuevo cambio.

Cierre de carril en la avenida Pedro Menéndez Gilbert

La mañana de este lunes 27, personal de Interagua y de la Agencia de Movilidad y Tránsito (ATM) llegó junto con maquinaria para la instalación de tuberías de aguas servidas en el carril derecho de la avenida Pedro Menéndez Gilbert, en la intersección con la avenida Carlos Luis Plaza Dañín, sector de La Atarazana, norte de Guayaquil.

Ese tramo de la vía se cerró a las 09:00 luego de que pase el primer flujo grande de tráfico vehicular de las mañanas. También se cerró el retorno bajo el puente en esa intersección para evitar que se acumulen los vehículos en esa zona.

El general Luis Lalama, director de Control de Tránsito de la ATM, comentó que incluso se picó un poco del parterre para dar espacio a la circulación de las unidades de la Metrovía sin problemas, además del resto de vehículos que circulan por ese tramo.

Detalló también que estará inhabilitado el paradero de esa zona y que los buses que vengan desde Durán deberán subir el puente a desnivel y no rodar por debajo como antes se hacía. “Lo que queremos es evitar que se acumulen vehículos en este tramo. Si se piensa tomar la Pedro Menéndez Gilbert para optar por el túnel, se recomienda usar el puente a desnivel, así como el desvío por la avenida Democracia para salir por la avenida Pedro Menéndez hasta el túnel”, comentó Lalama.

En esa zona los moradores y residentes se mostraron preocupados ante los trabajos que se desarrollaban. Por ejemplo, personal de salud de la Fundación Renal del Ecuador Íñigo Álvaro de Toledo se preocupó porque a ese sitio, ubicado justamente en la esquina donde se realizan los trabajos, llegan pacientes vulnerables para sus tratamientos de diálisis, por lo que necesitan comodidad para ingresar al centro.

Se les ofreció un puente temporal de madera para que los pacientes crucen en sus sillas de ruedas, con bastón o con ayuda de sus familiares, contó personal de esa clínica. (I)